Inicio > Personal > Sentimientos encontrados

Sentimientos encontrados

Los últimos días del 2009 y los primeros del presente año los he vivido de una forma digamos…peculiar. Se han dado varias circunstancias, que en parte han influido para no disponer de tiempo suficiente para comentar el blog, no poder estar más atento a los tweets y demás blogs informativos y de amigos.

Por un lado he sentido cierto alivio por dejar atrás el 2009 que aunque me ha traído algunas cosas buenas, otras no han sido tan agradables. A pesar de que realmente el tiempo no entiende de años, décadas o siglos, para nosotros sí que significa de alguna forma un “cambio”. Es como una oportunidad que se abre ante nosotros, que nos sirve a muchos para creer que realmente hay cosas que podemos cambiar, crear nuevos proyectos o simplemente enterrar las cosas malas del pasado, como quien lo guarda en un baúl y tira la llave lejos, tan lejos como sea posible para que nunca más podamos volver a revivirlo. Lo más curioso es que esta oportunidad la tenemos cada día que nos levantamos y aunque sepamos que es así, a veces no nos damos cuenta o nos dejamos llevar: “bueno, ya lo haré mañana”. Me recuerda un poco a esa lista de cosas pendientes que todos tenemos en la cual hay algunas que llevan ahí “siglos”…

Por otra parte he tenido una secuencia de altibajos que por supuesto no han sido de mi agrado… Por desgracia me he enterado de que un amigo ha traicionado mi confianza y ha dicho cosas que nunca debió decir (igual la culpa es mía por decirlas, también es verdad). De repente descubro que no es del todo cierto y que realmente no ha dicho nada comprometido o al menos no en exceso. Primer altibajo…

Gente también de la cual apenas había tenido contacto en los últimos meses han aparecido fugazmente deseándome feliz 2010 vía sms, cosa que por otro lado me ha alegrado, de otros no tanto porque según mi punto de vista están buscando “algo más”. Igual simplemente estaba mi número en su agenda y entré dentro del pack de sms “para quedar bien”, no lo sé. Pero bueno, en cualquier caso lo han hecho, y eso al menos por ahora tampoco tiene que significar nada malo. Mi madre siempre me ha dicho: “Piensa mal y acertarás“. Siempre he sido una persona que ha querido confiar en la gente. Quiero pensar que no todo el mundo es igual, que donde hay una persona que te falla hay otra que te sorprende para bien. Sí que es cierto que la confianza es algo que me cuesta depositar en las personas, más concretamente me refiero a una confianza algo más profunda. Eso sí, cuando me fallas es poco probable que puedas volver a recuperarla. No creo que sea rencor, sino más bien que no quiero caer en el mismo error de nuevo para evitar según el caso dolor, quebraderos de cabeza, pena, etc (es lo que tiene ser tan sensible). Aunque todos podemos cometer un error, así que generalmente suelo dar una segunda oportunidad.

Me he dado cuenta también de que he perdido a alguien importante, alguien al que aún considero un amigo y aunque sé que jamás leerá estas líneas desde aquí quiero dejar mis sentimientos al respecto. Sé que lo está pasando bastante mal, incluso creo que por la similitud de caracteres lo puedo entender muy bien, igual más de lo que él mismo cree sobretodo porque después de compartir tantos ratos muy buenos y tan tan amargos, nos unimos en su momento mucho más. Y pensar que cuando me conoció dijo a quienes conocíamos en común que no me soportaba… Las vueltas de la vida son totalmente inesperadas, sorprendentes. Juntos, con el día a día superamos muchos obstáculos, aún cuando él se rindió yo seguí apoyándole a pesar de que las circunstancias nos obligaron a estar separados. Aunque las cosas ya no eran como antes y no hablábamos tanto, sabíamos que llegado el momento podríamos contar el uno con el otro. Yo, por mi forma de ser, nunca he sido muy dado a contar mis problemas, así que generalmente le ayudaba yo a él más de lo que él podía (o yo le dejaba) ayudarme a mí. La cuestión es que en los últimos tiempos nuestros caminos se han ido distanciando cada vez más. He pasado de verle casi llorar a tener apenas contacto con él. Esto en ocasiones es casi inevitable. Es como cuando estás en el colegio/instituto/universidad y te llevas muy bien con la gente de tu clase y a uno le da por estudiar arquitectura, el otro quiere trabajar en una tienda de ropa, la otra quiere marcharse a estudiar a Inglaterra, el otro se casa… Son cosas de la vida y hay que asumirlas como tal. Pero me ha sorprendido que, a pesar de que no hemos llegado a ser íntimos íntimos amigos, me haya afectado tanto. Ha sido un duro golpe a nivel personal, más de lo que me había imaginado. Quizás sea porque yo también llevo una temporada más sensible de lo normal. Este 2009/2010 le ha cerrado muchas puertas, pero espero que otras tantas le sean abiertas porque se lo merece.

Además de lo comentado, también me ha afectado el hecho de comprobar por mi mismo cómo nunca dejo de sorprenderme lo distante que podemos estar unas personas de otras, siendo todos de la misma raza. Hay gente que no cesa con su avaricia, su egoísmo, su hipocresía y falsedad. Lo demuestran a diario y, de cuando en cuando, te das cuenta de que siempre le pueden dar una vuelta de tuerca más, superarse a sí mismos para elevar un poquito más su grado de “villanos”. No me considero la mejor persona ni mucho menos, tengo muchos defectos, pero ninguno de los cuatro citados anteriormente. Quizás porque no comulgo bajo ningún concepto con los abusos, la mentira y la manipulación no termino de ser capaz de entender que los intereses personales lleven a alguien a superar los límites, llegar a lo insospechado, rozar lo inhumano, cometer esos actos tan deplorables. Esta situación tan lamentable por desgracia la sufro en silencio, hoy por primera vez muestro aquí mis sentimientos al respecto, aunque con mis reservas. Han pasado muchas cosas en muy poco tiempo, quizás demasiadas como para poder asimilarlas de golpe.

Posiblemente todo esto merma mi capacidad para ser positivo. Aunque de todas formas siempre una parte de mí ha sido irremediablemente pesimista, aunque lograba tener en conjunto un equilibrio que me permitía siempre decantar la balanza a mi favor. El estrés, las constantes desilusiones, algunas decepciones, problemas e incluso frustraciones que he tenido durante mucho tiempo de forma continuada me han llevado inexorablemente hasta aquí.

Acabo de recordar que la primera vez que escuché esta palabra fue cuando vi la película de Matrix Reloaded (peliculón por cierto). No quiero levantar ningún spoiler (por Dios quién no ha visto esta película) pero debo recordar una frase: “Elección, el problema es la elección”. Ciertamente es así, creo que una de las cosas más complicadas de la vida es tomar decisiones. En ocasiones no sabes si vas a hacer lo correcto o no. Esa línea tan delgada entre un sí o un no y similares condicionan tu vida constantemente y puede que la elección de un camino u otro sea irreversible. Sería muy fácil tomar decisiones importantes a la ligera si tuviésemos una máquina del tiempo, pero entonces ¿dónde estaría la gracia? De ser así muchos no seríamos quienes somos, porque es ese conjunto de decisiones las que van concatenándose y llevándote hasta el punto en el que te encuentras ahora mismo.

No quiero arrepentirme de mis decisiones, quiero ser consecuente con ellas y aunque algunas cosas no las he elegido expresamente no cambio el cómo estoy hoy. Primero porque hay muchísima gente con más problemas que yo (igual soy un niño caprichoso que está pataleando) y en segundo lugar porque probablemente si hace X días, meses o años supiese cómo estaría hoy, seguramente no habría tomado las mismas decisiones y estaría peor, todo es posible… No debo arrepentirme de ellas, debo aceptarlas y entenderlas. Tal y como se dijo en la misma película: “Si estás aquí no es para tomar una elección, eso ya lo has hecho, estás aquí para entender por qué lo hiciste”. Yo he seguido mi camino y de todo he aprendido algo, incluso de lo malo. Todas estas cosas en conjunto, lo bueno y lo malo que junto a mis elecciones, hacen de mí quien soy. Hoy soy capaz de entender muchas cosas que me sucedieron en el pasado, aún cuando en ese momento me resultaba incomprensible entender algunas cosas.

Quizás no soy del todo feliz, pero sí estoy orgulloso de mí mismo. Al fin y al cabo yo soy lo único que tengo en última instancia así que más me vale al menos sentirme satisfecho no de las situaciones que he vivido o vivo pero sí del resultado que en esencia soy yo mismo. Es probable que dentro de un tiempo pueda leer esta entrada y entender por qué me está pasando lo que me pasa y saber qué obtuve finalmente de todo esto…

El tiempo lo dirá, ya sea en el 2010, 2011, etc. Quizás aún no es el momento, quizás aún no esté preparado. De todas formas debo continuar mi andadura intentando al menos desprenderme de todo lo malo que llevo y me pesa tanto, cada vez más…

Yo creo que ya he escrito para dejar el blog quieto hasta el 2011

Anuncios
Categorías:Personal Etiquetas: ,
  1. marzo 29, 2010 en 8:56 pm

    Pues yo pienso que la vida merece la pena vivirla por los problemas; me explico.
    ¿A quién le gustaría ver una pelicula en la que no pasa nada que no tenga que pasar, una película en la que todo vaya bien?
    A mi desde luego no me gustaría ver una película así, para eso veo dibujos animados para crios de 3 años…
    Pero desde luego no me gustaria ser la protagonista de esa pelicula, de esa vida; eso sería mucho peor.
    Probablemente si no hubiera problemas, el problema sería la ausencia de estos 😉
    Siempre en positivo!

  2. marzo 29, 2010 en 9:03 pm

    Pasa un poco como con las vacaciones, ¿no? Si no trabajásemos o estudiásemos no valoraríamos igual nuestro tiempo libre (Se nota que las voy a coger pasado mañana, jajaja).

    Mi carácter tiene un marcado carácter pesimista para según qué cosas. Lo que sí que sucede siempre es que para dar ánimos estoy el primero de la fila, pero a la hora de ser yo el que lleve a cabo ese optimismo la cosa cambia bastante. Aunque tampoco quiero dar una imagen de pesimista. Generalmente suelo ser optimista, me gusta tomar los problemas desde que me vienen, solucionarlos y pasar a otra cosa, pero no siempre es tan sencillo.

    Está claro que me tengo que quedar con tu mensaje de optimismo y llevarlo a cabo en el día a día, pero a veces es tan duro…

    Gracias por tus ánimos, de verdad. Hacen mucha falta sobre todo cuando se escriben cosas como las que he escrito.

    Un beso muy fuerte y gracias de nuevo, en serio.

  3. marzo 29, 2010 en 9:07 pm

    no hay de que hombre, que sepas que si algun dia te da por hablar, o mejor aun, por escribirte con alguien para liberarte estoy aqui 🙂
    Siempre es un placer ayudar en lo que se pueda!
    Un besito!

    • marzo 29, 2010 en 9:12 pm

      Me parece que en este sentido nos parecemos bastante. La invitación también la tiene usted, que lo sepa 🙂 En estos tiempos las ayudas nunca sobran, más bien escasean, así que te agradezco que me hayas tendido tu mano de nuevo 🙂

  4. marzo 29, 2010 en 9:13 pm

    🙂 pues muchas gracias caballero 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: