Inicio > Personal > Un segundo en la oscuridad

Un segundo en la oscuridad

Camino solo en la oscuridad
consternado, avanzo titubeante
sintiendo la mayor de las tristezas
y el frío helado de la soledad

Intento percibir todo lo que me rodea
buscando un mínimo destello de luz
que me guíe hacia donde debo continuar

Por un instante el tiempo se para
el silencio es lo único que escucho
me siento vacío, frágil y perdido
sin oportunidad de escapar

La brisa fresca roza mi cara y mis manos
acariciándome suavemente para ayudarme a despertar
estoy inmerso en mis sentimientos
bloqueado y desalentado por lo ocurrido
agobiado y desesperanzado por lo que pueda pasar

Alzo la mirada pero no encuentro ayuda
veo un paisaje gris, monótono y anodino
lleno de personas insensibles, carentes de corazón
vuelvo a bajar la cabeza con resignación
tragándome la rabia, la decepción y la frustración
por haber perdido una parte de mí
por no recuperar lo que más me hacía feliz

Ahora vivo encarcelado en mi propia prisión
la más inhóspita y desagradable cárcel:
un corazón dolorido y maltratado
atrapado entre los garrotes de la desilusión
y despojado de toda hilaridad
inquieto por su casi segura condena:
la perpétua melancolía
el eterno miedo a sentirse incomprendido
la prolongación de una ansiedad infinita

Esperanza, el último clavo ardiente al que puedo sujetarme
esa fe que deseo encontrar en algo, alguien o en mí mismo
que me ayude no a evadir,
si no a enfrentar a todo y a todos
esa fuerza que necesito para seguir adelante
la energía que me permita acabar de una vez y para siempre
con los fantasmas del pasado
disfrutar serena y plenamente del presente
y que me sirva para estar preparado para el futuro
 

Todo ha terminado
ha trascurrido tan sólo un segundo

el tiempo retoma su curso
percibo nuevamente los sonidos, el ruido y las voces
vuelvo a la irrealidad
una irrealidad que me ofrece una pequeña tregua
que me sirve para negar mi verdad
que intenta engañar a mi corazón para que no sufra más
pero que sólo durará hasta el próximo paso
un paso que no sé a dónde me llevará
probablemente al mismo camino del que partí:
al espinoso y doloroso sendero de la oscuridad

Anuncios
Categorías:Personal Etiquetas: ,
  1. marzo 29, 2010 en 9:17 pm

    Wow…. increible…. ¿Lo has escrito tú? Es realmente muy bueno.
    Mientras leía se me ha venido a la cabeza una habitacion en penunbra de un hospital cualquiera, y un hombre en una fría cama, al que de repente los oidos le fallan y la vista se le nubla. En un sólo segundo piensa eso que has escrito, y luego, todo vuelve a la normalidad para permitirle luchar de nuevo.
    Muy profundo, muy bueno.
    🙂

    • marzo 29, 2010 en 9:25 pm

      Sí, lo escribí yo 🙂 No sé si será muy bueno o muy malo, lo que sí sé es que por desgracia reflejaba el sentimiento en el momento de escribirlo. Fue muy duro hacerlo y me llevó bastante tiempo para encontrar las palabras adecuadas… Y creo que lo conseguí, porque lo acabo de releer y me he sorprendido de mí mismo, no por lo bueno o malo que sea, sino porque independientemente de esto, he leído algo que refleja cómo me sentí y cómo me sigo sintiendo en muchas ocasiones.

      Es curioso el contexto en el que lo has enfocado, ni siquiera se me había imaginado. Supongo que porque sé exactamente en qué contexto pensaba cuando lo escribí.

      Ha resultado muy gratificante leer tu opinión al respecto ya que esta entrada pasó un poco sin pena ni gloria (sin contar el alivio que sentí, obviamente). No sabía qué opinión podía generar y la tuya, como te digo, me ha resultado muy satisfactoria.

      En este caso te lo agradeceré triple: por leer, por comentar y por hacerme sentir tan bien.

      Un beso 🙂

  2. marzo 29, 2010 en 9:28 pm

    Jajaja entonces esta entrada tiene un más que merecido puesto de honor en tu blog!! 😀

  3. marzo 29, 2010 en 9:33 pm

    No te voy a engañar: una entrada como esta que lleva una dosis de 150% de mi alma…no puede quedar en el olvido tan fácil, aún cuando no haya tenido comentarios hasta hoy. Por eso te decía que tu comentario ha sido muy especial para mí 🙂

  4. marzo 29, 2010 en 9:35 pm

    Pues vas a tener que irte acostumbrando ;), porque soy la tipica persona a la que le interesa todo lo que a la gente normal no 🙂
    Besos

  5. marzo 29, 2010 en 9:41 pm

    Ya he podido comprobar que no eres como el resto, de hecho te definías así en tu blog, tal y como yo siempre me he descrito ante todo. Es curioso, nunca había visto a nadie definirse de esa forma, al menos que yo conozca, y que sea realmente así 🙂

  6. marzo 29, 2010 en 9:43 pm

    Pues creo que vas a tener que ir cambiando tus ideas, porque para desgracia o suerte mia… yo soy como soy
    Y por lo que leo tu tampoco eres nada corriente que se diga, alguien “normal” no tiene sentimientos tan intensos y esa necesidad de escribirlos, si los tuviera dejaria de ser “normal”….
    Un placer ir conociendote

    • marzo 29, 2010 en 9:48 pm

      Puedes decir que ser como eres es por suerte, más que por desgracia, aunque lleva algunos efectos secundarios inherentes que nadie nos comentó a la hora de elegir nuestra personalidad, jajaja, pero en cualquier caso, basta con ver algunas personas que son “normales” y se me quitan las ganas de serlo, la verdad. Tampoco es que lo diga despectivamente pero no me gusta ser como los demás, leñe 😉

      La verdad es que la gente que realmente especial y diferente tiene un universo por descubrir y que brindar a todos los demás. Es un regalo precioso. El placer es mío dama, eso sin dudarlo 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: