Inicio > Personal > Echo de menos…

Echo de menos…

Hoy no he tenido un día especialmente bueno y sin quererlo se me vinieron a la mente momentos del pasado que fueron agradables. Esos momentos que siempre echarás de menos, como por ejemplo:

  • Echo de menos cuando jugaba con mi hermano a la NES. Recuerdo que sólo teníamos un juego: Super Mario Bros.Mi madre siempre nos decía: “jueguen sólo media hora” (supuestamente era para que no nos volviéramos locos o nos pasara algo en el cerebro). Me quedo sobretodo cuando me tocaba jugar a mí y no me mataban. Claro, mi hermano se quedaba con cara de “tonto” mirando cómo jugaba yo y como sólo teníamos media hora, pues ala, terminado el tiempo se apagaba la consola y él se quedaba sin jugar (no siempre fue así). ¡Todo mi cariño a mi hermano desde aquí aunque no me leas!

  • Echo de menos cuando llegaba Reyes y mi hermano me despertaba para ver qué nos habían regalado. Recuerdo que me dio la perreta de pedir varios años seguidos el Castillo de Greyskull y nunca me lo trajeron 😦  , otra vez recuerdo que pedí el barco de Playmobil y van se lo regalan a mi hermano…

  • Echo de menos mi primer instituto: Fue un cambio radical pasar de la vieja E.G.B. a ir al instituto, parecía mayor aunque tuviese sólo 14 años. En lugar de estudiar por la mañana me tocaron 6 años por la tarde y uno de noche. No estaba al lado de mi casa. Un ambiente diferente… Por curioso que parezca también echo de menos los exámenes, sobretodo los importantes, como cuando me jugué perder un año y seguir en ese instituto por una asignatura (gracias profesor XXX, dictador de las Matemáticas Financieras) o los exámenes de 6 horas de Contabilidad y Prácticas de Oficina, para mí eran retos y todos por suerte los superé con éxito. Echo de menos las clases de mecanografía, matemáticas, las de historia, que me encantaban, física y química, derecho, economía… Echo de menos vivir ese ambiente que vivía en el instituto. El estar con los compañeros, las miraditas con las chicas en biblioteca, criticar a algunos profesores, correr para ir a jugar a las canchas a voleibol, ¡cuando tenía 2 recreos!. También las charlas por las noches con los amigos (teníamos horario de 2 a 8 de la tarde) o simplemente cuando escuchaba música con mi primer walkman mientras el aire me daba en la cara, disfrutando del paisaje, de la tranquilidad, soñando con el futuro, dejándome llevar por mis ilusiones.

  • Echo de menos mi inocencia, la pureza que tenía cuando era niño. Cuando no tenía mala idea y aún creía que se podía confiar en todo el mundo.
  • Echo de menos cuando los viernes por la tarde siempre me ponía la misma película de Anime para entretenerme.
  • Echo de menos las series de aquella época como por ejemplo Dragones y Mazmorras y Bioman (entre otras tantas, no las destaco por nada en especial, sino porque son las primeras que he recordado. No echo de menos Barrio Sésamo.

  • Echo de menos jugar con mi madre y con mi hermano.
  • Echo de menos a mi abuelo (mi verdadero padre).
  • Echo de menos mi primer “ordenador”, un amstrad.

  • Echo de menos cuando aprendí a nadar…no recuerdo la edad, pero sé que estaba en el mismo grupo en el que el más grande de los niños no me llegaban ni a la cintura… No echo de menos cuando nadaba en la piscina olímpica y a mitad de camino me paraba un poco para respirar y miraba a mi madre y se le veía con cara de mala leche como diciéndome: “¡Pero qué haces ahí! Sigue nadando!”.
  • Echo de menos lo flipado que me quedaba con las “infinitas” posibilidades del PC Fútbol. Echo de menos el torneo que jugué del Fifa’95 en el que me quedé tercero (con premio incluido) y todos se quedaban asombrados de cómo jugaba. Recuerdo que decían que parecía un jugador de ajedrez: “impasible, impenetrable, sin mostrar ninguna emoción ganase o perdiese).
  • Echo de menos el no tener alergia.
  • No echo de menos las clases de dibujo cuando estaba en el colegio: fui solo una vez, era/soy/seré un paquete dibujando.

Hay muchas cosas más que echo de menos, seguro pero ahora mismo no las recuerdo…Algunos me pegarán por muchas cosas de las que echo de menos pero al menos seguro que los que son de mi quinta, se habrán reído un poco. Hasta aquí esta entrada nostálgica que francamente me ha ayudado a sentirme mejor. Como se suele decir, tiempos pasados fueron mejores.

Anuncios
Categorías:Personal Etiquetas: ,
  1. enero 15, 2010 en 9:46 pm

    Yo tb echo de menos las tardes en las que jugaba con mi hermano, aunque en mi caso… era yo quien se quedaba mirando y él jugaba (casi todo el tiempo) Pero recuerdo que no me importaba, incluso cuando me tocaba a mí, y llegaba a una parte demasiado dificil (Boss final de fase, etc) Le pedía ayuda a mi hermano.

    Echo de menos la infancia, época sin obligaciones, dónde solo cabe la diversión. Echo de menos esos días que el reloj no importaba… no tener control ninguno del tiempo. Encontrarme una sorpresa en el calendario. Celebrar cumpleaños con toda la familia y por supuesto las reuniones.

    Echo de menos la serie de Gárgolas, los Opening y Ending de tantas series…

    Echo de menos el tiempo en el que creí que la Política eran personas mayores que trabajaban para cambiar el mundo.

    Echo de menos levantar a toda mi familia a las 5 de la mañana para ver los regalos de reyes. Este año apenas había ilusión, todo se desintegra…

    Echo de menos las relaciones tan simples que teníamos de pequeños, en las que solo importaba la verdad o la mentira.

    NO echo de menos cuando me acusaban de “rasca” o egoísta al no prestar mis rotuladores o acuarelas nuevas… Tampoco que me llamasen “rara” (por no decir lesbiana) al no gustarme Leonardo Di Caprio.

    No echo de menos quedarme sin merienda, por compartirla con todos…

    No echo de menos las críticas de las niñas, las trampas que hacían en los juegos…

    Echo de menos los bailes, las clases de música, los mapas para colorear…

    Echo de menos tantas cosas… Hoy yo tb estoy melancólica, lo siento. Pero estoy en mis días… y… estoy sensible, ala! Tengo excusa! Tú no! Asi que… anímate! 🙂

  2. enero 15, 2010 en 11:10 pm

    Muchas gracias y comentar Bea, como siempre un lujo que dediques parte de tu limitado tiempo y un placer en ver que pasas por aquí. Por fortuna una vez terminé de redactar la entrada me sentí mucho mejor, más aliviado y eso me viene bastante bien. Es como una especie de terapia.

    A parte de las cosas concretas que echamos todos de menos, creo que esa ilusión de la infancia, ese ser niño/a de verdad es lo que más echamos de menos. Si algo queda de lo que fuimos y que debemos mantener es parte de esa ilusión.

    Por supuesto tus ánimos siempre son bien recibidos. Muchas gracias por todo nuevamente!

  3. marzo 30, 2010 en 11:16 am

    Yo también echo de menos mi infancia, pero, francamente, si me dieran a elegir si volver o quedarme me quedaría. Por suerte mi cerebro superó con éxito los retos intelectuales de esas edades, y ahora sólo necesito más desafios, cada vez más dificil, más complejos e importantes, ese tipo de desafios que se resuelven con la más simple de las soluciones, esa solución que tardas años en encontrar.
    Aunque no me guste como son los “adultos”, no podría regresar a mi infancia, probablemente me desencantarían muchas cosas, al verlas desde la perspectiva “adulta”, y prefiero seguir guardando un recuerdo maravilloso antes que desintegralo y quedarme sin nada.
    P.D: Creo que lo de ser geek te viene desde la cuna ¿eh? xD

    • marzo 30, 2010 en 11:27 am

      Me pasa un poco como a ti, ahora no me gustaría volver a ser niño, pero me resulta bonito recordarlo. Miro hacia atrás con un poco de nostalgia, básicamente porque antes las cosas eran más “fáciles”. No tienes responsabilidades y son otros los que te protegen a ti y no eres tú el que llevas las riendas. Sobretodo en momentos de agobio (pero agobio de verdad, claro está) sí que lo pienso, pero bueno, creo que tengo lo que hay que tener para afrontar los retos, como tú dices, del presente y del futuro.

      Soy una persona que guarda muchas cosas, tengo cajas llenas de cosas del pasado que no quiero olvidar, que siempre quiero tener presente, porque forman parte de la historia de mi vida.

      Gracias por visitarme de nuevo y comentar, que además el mismo me ha servido para saber tu opinión al respecto.

      P.D: Sí, me viene de cuna, jajaja, ¡me has descubierto!

  4. marzo 30, 2010 en 11:29 am

    Jajaja si es que a ti tambien se te ve “el plumero”!!

    • marzo 30, 2010 en 11:38 am

      En parte en eso consiste, ¡hay que hacer honor al nombre del blog! 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: