Inicio > Personal > Nada es para siempre

Nada es para siempre

A ti me gustaría dedicarte esta entrada, porque me he sentido identificado con la situación por la que estás pasando… No conozco todos los detalles pero creo que puedo entender por lo que estás pasando… Para mí fue duro, muy muy duro. Me levantaba a diario con una desgana constante, con una total desmovitación, desmoralizado y desesperanzado, pensando que nadie me entendía, sin dejarle de dar vueltas una y otra vez a los problemas que tenía en ese momento. La verdad es que sentía angustia y ansiedad, sentía que podía pasar de estar en la cima del mundo a estar totalmente deprimido en un instante y, aunque no lo estaba, sentirme totalmente solo.
Recordar lo que viví en esa época invita a hacer honor al nombre de este blog, ya que significa contar cosas que ya casi no recordaba de mí mismo, de la esencia de lo que un día fui y jamás pude volver a ser ni seré, en definitiva descubrir parte de mi alma.
Realmente es difícil explicar cómo te puedes sentir en esos momentos, ya que también todos somos diferentes y lo vivimos siempre bajo una percepción obviamente muy subjetiva pero no exenta de ciertas similitudes. Creo que en común podría destacar el desconcierto, el querer dejar para el último momento las cosas más desagradables, evitarlas mientras sea posible aún cuando son ineludibles a corto, medio o largo plazo, el no querer enfrentarlo para evitar que te haga más daño, pasas de todo y de todos (o de casi todo y todos) porque ya todo da igual, no quieres complicaciones. Tus familiares y amigos te aconsejan y justo te dicen lo que no quieres oir o mejor dicho (según el caso), lo que tú mismo no quieres reconocer. Aún dentro del desánimo quieres vivir el presente intensamente, pensando en que será la solución a corto plazo, porque no quieres pensar más, simplemente quieres que pase, correr tan rápido como te sea posible para que por mucho que mires atrás no recuerdes nada de lo ocurrido.
Yo, por el hecho de haberlo vivido y haber dejado esa etapa atrás en cierta parte, lo veo ahora con otra perspectiva, ahora creo poder ser más objetivo que entonces, verlo con frialdad y analizarlo como si fuese otra persona la que lo ha vivido. Ahora puedo recordarlo sin que me duela, habiéndolo dejado en el pasado pero con la tristeza del tiempo perdido porque, aunque hayas aprendido la lección, el tiempo es algo irrecuperable, pero si hay suerte, en  adelante podrás invertirlo mejor.
Sacando en claro que lo mejor que puede pasar ahora es que no cometas el mismo error, al menos no tal y como lo hiciste en aquella ocasión. Teniendo esa experiencia, junto a tu inteligencia y tu forma de ser, podrás seguir tu camino con mayor precaución. Tampoco quiero engañarte ni a ti ni a mí mismo. No sólo se pierde tiempo, se escogen caminos equivocados, tomas decisiones erróneas que ya no puedes cambiar, también te has dejado a personas por el camino y lo que es peor aún: una parte de ti, una parte que jamás podrás recuperar (deseo de  todo corazón que a ti no te ocurra). Yo ya no soy como era y tampoco he terminado siendo lo que quería ser porque, al fin y al cabo, aunque es tu decisión, te ves influenciado por los que te rodean, por las circunstancias que has vivido, etc. ¿Destino? Ya no sé qué creer… Quizás es utópico pensar que tú eres dueño de tu destino y que realmente te forjas a ti mismo día a día, pasito a pasito.
Ciertamente pienso que todo lo que ocurre siempre tiene una justificación, que nada es producto del azar, que nada ocurre por casualidad. Creo que las casualidades no existen y tengo pruebas en base a lo que he vivido en primera persona que me permiten afirmar esto con rotundidad. Otra cosa es que no entiendas el por qué, el motivo por el cual estas cosas suceden. Después de mucho tiempo te das cuenta de que igual no estabas preparado para conocer la verdad o simplemente no era el momento o que era mejor para ti que sucediera así a pesar de que en ese instante no lo vieses de esa forma. También es posible que yo esté equivocado y que necesite encontrar un motivo para entender por qué las cosas suceden como se dieron en su momento. Pero sí que tengo algo claro: nada es para siempre.
Ni siquiera el dolor más intenso que sientas aunque te desgarre el alma, que te impide soltar ni una sóla lágrima, que no te permite frenar el llanto, que te haga pensar que tus sueños son inalcanzables, que nunca van a poder desprenderte de tus miedos más recónditos, tengo una buena noticia para ti: nada es para siempre. El tiempo todo lo cura… Sé que ya lo sabes pero ahora no sientes otra cosa que ese sentimiento maldito llamado dolor
Por mi parte puedo ofrecerte todo lo que soy, prometiéndote que te voy a dar lo mejor de mí, esperando que te ayude a sentirte mejor, a aliviar tus penas y cómo no, compartir tus alegrías. Eso sí, házte un favor y no permitas que nada ni nadie te arrebate lo que hoy eres y lo que quieres ser, que tus sueños sigan alimentando tus ilusiones y esperanzas a pesar de los problemas y no olvides tampoco a las personas realmente importantes en tu vida, porque eso es algo que nunca te podrás perdonar en el futuro.
Probablemente no sepas que me refiero a ti pero… aquí estoy.

Por último indicar que la foto ha sido tomada de la Galería de Flickr de WASABIdesign que tiene licencia Creative Commons

P.D: Lamento que el formato sea demasiado empalagoso para la vista ya que está todo demasiado junto pero estoy intentando modificarlo para optimizar su lectura pero me resulta imposible… Lo seguiré intentando. Mis disculpas, vaya geek estoy hecho 😦

Anuncios
Categorías:Personal Etiquetas: ,
  1. marzo 29, 2010 en 9:50 pm

    Una verdadera demostracion de amista… un verdadero discurso alentador…
    Así cualquiera se alegra.
    Mucha lavia tienes tú ¿Has pensado ser politico?
    Jajaja nooo es broma, para eso hay que carecer de escrupulos 😉

    • marzo 29, 2010 en 9:58 pm

      Lo triste, por así decirlo, fue que la persona a la que se dirigía esta entrada no sigue mi blog y después de decírselo y leerla, no me comentó nada al respecto. Tampoco es que esperaba nada en ese sentido, pero no sé si le ayudó o no…Bueno, esto como se quedará así, igual a alguien le puede ayudar. Si a ti te puede ayudar sería genial, la verdad. Me encanta ayudar.

      No sé si tengo mucha labia, pero en cualquier caso no creo que pueda ser político, jajaja, como bien has dicho, hay que carecer de escrúpulos visto lo visto y no entra de mis planes ni a corto ni a largo plazo 🙂

      Muchas gracias de nuevo 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: