Inicio > Personal > ¿Intuición o inspiración?

¿Intuición o inspiración?


Sin tener aún mis ideas ordenadas, con ese borrador eterno que cité en mi anterior entrada intacto desde la última vez que lo toqué por falta de tiempo, he decidido publicar algo nuevo, desvelar una parte de mí, haciendo gala al nombre de este blog.

Dicen que la intuición es una cualidad que se manifiesta especialmente en las mujeres. Entiendo por ello que en ese aspecto tengo un lado femenino bastante desarrollado…

Todos hemos sentido alguna vez esa impresión de que algo va a pasar… No me refiero a algo malo, puede ser bueno, pero sabemos que algo va a suceder. En ocasiones tendemos a pensar que eso es más bien fruto de nuestros deseos, de nuestro anhelo o de nuestros miedos, frustraciones y complejos. Partiendo de la base de que tienes el 50% de posibilidades de acertar sobre si un hecho va a acontecer o no, no se le debería de dar una importancia que vaya más allá de las cuestiones puramente matemáticas.

Pero, ¿qué ocurre cuando incluso imaginas detalladamente cómo van a suceder algunas cosas? Conforme esa, digamos inspiración o sugestión, va adquiriendo mayor profundidad y complejidad las probabilidades de dar en la diana van disminuyendo (aprovecho para hacer un breve off-topic: siempre me han encantado las matemáticas, además la serie numb3rs me llama la atención).

La inspiración claramente existe y lo demuestra mucha gente cuando escribe, dibuja, compone, etc. Por lo que ¿podríamos llamar a “esto” una evolución de este concepto? ¿Estoy confundiendo los términos? ¿O es esta sensación una prolongación de la misma inspiración? Cuanto menos es que es una cuestión controvertida…

Olvidándome de la teoría y de las matemáticas por un momento y hablando desde mi propia experiencia personal, muy muy personal creo firmemente en que algo así debe existir. No seré yo el que traiga cuestiones paranormales a este blog, ni siquiera quiero entrar en eso, pero sí creo sinceramente en la capacidad que tiene una persona para poder percibir cosas que otros no pueden. Para mí es como una capacidad cualquiera, como ser capaz de crear una obra de arte, de ser un líder de un gran grupo o de ser una persona con una gran empatía aunque, lógicamente con ciertos matices que hacen de ésta una capacidad diferente. Es como cuando alguien te está mirando y tú no la miras pero “sientes” esa mirada, te giras o miras y sí, es cierto, te estaban mirando; también es verdad que esto no se cumple de forma estricta, pero algo debe significar.

Volviendo a mi experiencia debo decir que con una frecuencia discontinua tengo lo que yo llamo “impresión” y por otro lado “intuición”. Ejemplo frecuente en mí en el caso de la impresión: “Hoy voy a tener un mal día”.  Ejemplo de intuición (hechos que de antemano no sabía que sucederían y tenía plena confianza de que iban a suceder así sin ninguna base lógica): “Mi hermano no sólo va a sacar las oposiciones si no se va a quedar en el puesto tal y le va a tocar en tal sitio, va a durar tanto tiempo en tal sitio y luego se marchará a otro mejor”.

Si todavía sigues leyendo estas líneas y no has cerrado la ventana/pestaña pensando que soy un paranoico, es porque quizás quieras saber a dónde quiero llegar con todo esto. A parte de que es algo que siempre me he cuestionado, últimamente he tenido alguno de esos pequeños “flashes”, a partir de ahora llamaré intuiciones. Generalmente no suelo equivocarme, también es verdad que esto no es una ciencia exacta, pero en muy contadas ocasiones he fallado.

Llevo un tiempo pensando en que a nivel profesional (disculpadme si no desvelo ese detalle, es por cuestiones demasiado personales que me impiden tratar el tema aquí con total libertad) voy a sufrir un cambio. No es una impresión, es una intuición. Es cierto que en mi trabajo las cosas no me van del todo mal… pero mi futuro a medio plazo es posible que me lleve a no seguir donde estoy ahora mismo. A todo esto hay que añadir que a pesar de que no sea realmente un deseo, más bien lo contrario, creo que mi “destino” pasa por hacer algo más importante que lo que hago actualmente. ¿Que si puede ser fruto de la frustración? ¿Que si es algo que querré? Es posible, el tiempo lo dirá.

Para explicar detalladamente en qué consiste dicha intuición he de decir que no sólo me veo realizando labores que están por encima de mi puesto si no que siento que no lo desempeñaré en mi ciudad natal y en la que actualmente vivo. ¿Destinos posibles? Daré mis 4 opciones en el caso de que finalmente no siga aquí por orden de posibilidades: Barcelona, Sevilla, el extranjero y Madrid. Digamos para no entrar en detalles demasiado profundos que tengo algo que me vincula a estas ciudades/lugares a nivel profesional pero podría ser cualquier ciudad del mundo.

Antes comenté que cuando tengo estas percepciones suelen ser bastante detalladas pero también breves. Aún cuando 3 ciudades son opciones concretas y pueden tener cierta lógica, una de ellas, el extranjero, es demasiado ambigua. Por lo que si indagamos un poco más nos encontramos en que la primera imagen que aparece en mi mente al pensar en esto es la estación de tren de Santa Justa (Sevilla). ¿Debe significar algo concreto? No, ya que una estación de tren te puede llevar a otra y así sucesivamente hasta llegar a tu destino final. ¿Que si he estado ahí anteriormente? Pues sí, ¿casualidad? Puede que sí o puede que no. La esencia es la siguiente:

Me veo solo en ese momento, en la estación, pero sé que estaré esperando a alguien. No sé si te conozco o no, pero si te conozco sé quién va a ser. Por contra no tendré a mi familia cerca, ni a mi gente, ni mi tan adorada ciudad. Encontraré un equilibrio que ahora mismo me falta, mi mente se abrirá aún más y seré alguien más completo, seré mejor y además tendré esas ganas de luchar, esa motivación que perdí hace ya mucho tiempo. Mi vida va a cambiar, lo presiento, lo intuyo…estoy seguro.

Ahora queda la última pregunta: ¿Será todo esto fruto de un deseo o realmente va a pasar?

Alguien muy importante en mi vida me dijo hace años que la seguridad en mí mismo me llevaría lejos. Esta entrada me servirá para comprobar en su momento si esto es cierto y si realmente ha sucedido tal y como pensaba o simplemente fue un sueño o una pesadilla mientras estaba despierto…

La foto aquí publicada corresponde a la galería en Flickr de aiGi.boGa que tiene licencia Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Personal Etiquetas: , ,
  1. febrero 26, 2010 en 1:28 am

    Interesante posicion, es cierto que muchas personas pueden intuir estos hechos antes que sucedan, muchas veces sueñas algo y se cumple no al dia siguiente pero si en un lapso muy corto, un amigo me comento que cuando sueñas una accion te conectas con otros universos paralelos, algo asi como la teoria de las supercuerdas, y me puso una preposicion muy interesante que suena a un principio de los libros de Jorge Luis Borges: “Y si en verdad somos un sueño o una sucesion de sueños,lapsos de una memoria fragmentada que busca unir posibilidades para darle hilacion a su existencia”, si fuera asi, segun esta logica, lo unico que hacemos es unir el fragmento pasado (es decir nosotros) con el fragmento futuro (la intucion)…

    Saludos

    Suena

  2. febrero 26, 2010 en 5:11 pm

    He leído algo relacionado a lo que mencionas. Estas cosas me recuerdan al Deja Vu y a una serie que sigo que habla precisamente de cosas similares a estas (no voy a decir el nombre de la serie, si no sería un spoiler de aupa).

    En mi caso a los sueños no les doy mucha importancia, quizás sea porque en mi caso se “manifiesta” de una forma distinta. No deja de tener sentido de que todo esto como comentaba en la entrada pueda ser debido a la necesidad innata del ser humano a intentar encontrar una explicación para todo, una derivación de un deseo. En cualquier caso el tiempo lo dirá…

    Me gustan tus comentarios, me parecen trabajados y a su vez que no requieren de mucho esfuerzo por tu parte (es mi impresión). Será talento natural. Por supuesto me alegra verte de nuevo por aquí y que hayas dejado tu comentario. He visto que tienes un blog, en cuanto pueda le echaré un vistazo 🙂

    Gracias de nuevo, un saludo.

  3. marzo 30, 2010 en 1:14 pm

    Wow… ¿de verdad crees en lo que dices? No es un reproche ni nada de eso, es solo que, ultimamente tengo una táctica cognoscitiva que no me deja aceptar nada como verdadero, pero tampoco como falso. La verdad es que no tengo ni idea sobre este tema pero me interesa bastante (como todos los demas…)
    Me ha parecido una entrada muy muy muy interesante, pero a mi jamas me a pasado algo parecido… será por eso por lo que no termino de entenderla completamente.
    ¿Al final que pasó con esa intuición? ¿Reafirmaste tu teoría?
    Espero que si y que dediques una nueva entrada sobre este tema, que realmente es muy intrincado! 🙂
    Un beso

    • marzo 30, 2010 en 4:17 pm

      No sólo creo en lo que digo, si no como bien pudiste leer, me ha sucedido. Es decir, he constatado con hechos que me han ocurrido a mí o a alguien cercano que no me he equivocado. Una cosa es decir, sí o no, pero otra cosa es concretar una serie de detalles que están concatenados entre sí y conlleva a un resultado que no pueda parecer lógico. Por lo tanto, he reafirmado esto con los acontecimientos que te he comentado.

      Esa intuición aún no se ha dado, no sé tampoco si se cumplirá, está por verse. Yo lo veo como algo lejano, dentro de algunos años, la verdad.

      Te aseguro que si se cumple lo publicaré porque es algo que me haría el ser más feliz sobre la faz de la tierra 🙂

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: