Archive

Archive for 20 agosto 2010

Espejismos de la irrealidad

agosto 20, 2010 9 comentarios

Sensaciones contradictorias

sentimientos incomprendidos

sólo me basta un instante

para que todo surja sin quererlo


Es como si en ocasiones no fuese yo mismo

entro en una espiral incontrolable e inevitable

en la que estoy y me siento solo

llegando a una profunda abstracción


Me recuerda a la lluvia

cada gota que cae en mi piel representa una idea

que juntas, forman un contraste de emociones

que se acumula y me turbia por momentos


En esa situación quedo a merced de mi mente

de las divagaciones a las que me lleva

de la inconsciencia dentro de la consciencia

me saca totalmente de la realidad


Todo es fruto de la incoherencia

de la evasión involuntaria

de la ilógica más enreversada y compleja

del todo y de la nada


Me pregunto cómo llegué hasta ahí

hasta ese umbral entre la cordura y la paranoia

donde no puedo identificar claramente lo que pienso

al quedarme bloqueado en una especie de trance


Es un misterio que sigo sin resolver

y aunque es algo que no me agrada siento curiosidad

quiero explorarlo y suprimir lo negativo

quiero hacerlo “mi” rincón


Un espacio al cual poder escapar a mi antojo

en el que pueda rescatar de mi memoria y corazón

todo lo que realmente me hace sentir bien

y enterrar todo lo que me asfixia lentamente


No necesito huir, tengo que afrontarlo

confío en mí y en mi capacidad de superación

pero reconozco mis debilidades

necesito un apoyo


No sé a dónde me lleva esto

ni tampoco cuál es el objetivo

quizás sea todo un espejismo ridículo

un espejismo de la irrealidad


Llevo unas cuantas noches sin poder dormir bien, teniendo la extraña sensación de que tenía que escribir las cosas que se me han ido ocurriendo. Como no puedo hacerlo de forma literal porque a veces la inspiración te viene en el peor de los momentos (justo cuando estoy en la cama y me dispongo a dormir), he intentado exponerlo recordando las sensaciones vividas cuando esto me ocurre cosa que, por otro lado, no es tan fácil de explicar. Puede parecer todo algo que no tiene sentido, por lo que pido disculpas, pero al menos tenía que probar a escribir lo que surgiera para comprobar si esta noche desaparece esa necesidad tan repentina de escribir, aunque creo que todavía me queda mucho por expresar al respecto, por lo que seguramente sufriréis las consecuencias de mi imsomnio.

La imagen ha sido tomada de la galería de Flickr de Panoramas cuya licencia es Creative Commons.

Categorías:Personal Etiquetas: ,

Sueños, ¿sueños son?

agosto 12, 2010 8 comentarios

Sueño bastante, diría que todas las noches.

Siempre me han interesado mucho los sueños y en cierta forma su interpretación. No soy de los que por ejemplo cree que soñar con que se te cae un diente significa muerte pero sí tengo la certeza de que en líneas generales suele tener algún tipo de significado. Igual es que según el sueño que tenga quiero creer que significa esto o lo otro, digamos que según me “convenga”.

Para poneros un poco en antecedentes sobre mi “historial” puedo deciros que los primeros sueños/pesadillas que recuerdo están relacionados con sentirme perseguido y con el hecho de tener “poderes”, sí, como un héroe. Esos eran los que más se repetían. Luego tenía los “típicos”: sueños con la familia, con algo que me apasionara en ese momento, con gente con la que estudiaba o con las cosas que me habían pasado o de las que había hablado justo antes de acostarme y cómo no, sueños románticos y también eróticos.

En los últimos tiempos los sueños sobre las persecuciones han ido desapareciendo para dar paso a sueños relacionados con cosas del trabajo, desde situaciones reales hasta las más horribles pesadillas que pueden darse en relación a este tema. Es cierto que es uno de los temas que me genera más estrés y problemas en mi vida personal. Por desgracia son constantes y casi siempre son pesadillas, no son cosas nada agradables.

Como contrapartida, sueño de vez en cuando con personas que irónicamente he conocido a través de internet y en la mayoría de casos son sueños muy muy bonitos. Casi siempre suele ser con personas que siento más cercanas o de las que he visto su foto. En todos los casos sin excepción han sido mujeres.

Llegados a este punto tengo que reconocer que los sueños estaban basados en nuestro encuentro físico, pero no en el momento de conocerlas, si no como si ya nos conociéramos de mucho tiempo y simplemente compartiésemos el mismo espacio y momentos indescriptibles. La verdad es que son sueños que me suelen dejar un buen sabor de boca para el resto del día. Son como muy platónicos, basados en una auténtica amistad, en una conexión especial con la persona en cuestión, no es ningún tipo de fantasía sexual ni nada por el estilo, es puro sentimentalismo/romanticismo.

Probablemente esté basado en la necesidad de tener “esa” conexión, no me refiero en plan pareja, sino en lo que implica un paso más allá de una amistad verdadera, algo realmente especial. Y no es que quiera restringirlo a una persona, si pueden ser más obviamente mejor, pero se antoja complicado. A raíz de esto y de otras circunstancias personales probablemente dentro de poco escriba algo relacionado con la amistad.

Retomando el tema de los sueños, a pocas conclusiones he podido llegar, ya que creo que la mayoría de cosas son obvias. Hay necesidades, deseos, miedos y preocupaciones que quedan manifiestas después de todo lo comentado.

Pocas cosas son tan íntimas como nuestros sueños, por lo que aquí os lo dejo para que conozcáis también a ese lado quizás no tan inconsciente de mí.

La foto ha sido tomada de la galería de Flickr de kanelstrand cuya licencia es Creative Commons.

El Observador

agosto 10, 2010 4 comentarios

A veces me sorprende la fortaleza que puede llegar a tener una persona, también su constancia. En el otro lado de la balanza queda la dejadez y la debilidad. No sé por qué de repente he tenido la necesidad de escribir algo a este respecto. Creo que me ha motivado comprobar el contraste entre ambas posturas (en el caso de personas diferentes).

Tampoco puedo dejar de pensar en el delicado umbral que existe entre encontrarte bien o mal, tener o no motivación y cómo eso influye directamente en tus decisiones y tu forma de ser y actuar, en tu capacidad para redirigir tu vida hacia un lado u otro.

Ser partícipe de una forma un tanto lejana de la vida de muchas personas te permite fijarte en muchos detalles, descubrir infinidad de cosas nuevas, sus errores, ampliar tu visión de la vida y tomar todas las cosas positivas para ser mejor. Curiosamente en este aspecto sí puedo decir que soy muy ambicioso, me gusta mejorar y si puedo, intento ser el mejor en lo que hago. Aunque reconozco que también tengo mi lado “vaguete”.

Sí puedo decir que el intentar mejorar es la única motivación que se mantiene en mí como una constante, sobretodo a nivel personal, en calidad humana, en querer ser mejor persona y dar lo mejor de mí mismo. Obviamente no siempre lo consigo e incluso me equivoco hasta el punto de hacer todo lo contrario pero si no fuese así, no sería humano…

Pero volviendo a la cuestión del esfuerzo, fortaleza y constancia, a veces es duro ver cómo alguien lucha tanto por algo que de antemano a veces es imposible conseguir. Que a pesar de pongan todas sus ganas no consiguen avanzar u obtener lo que desean, y no me refiero a cosas materiales. Cuando lo ves “desde fuera” piensas en que si esos esfuerzos los dosificaran o los invirtiesen proporcionalmente en otros aspectos probablemente las cosas le irían mucho mejor. En otras ocasiones te sientes identificado y te das cuenta de que tú mismo cometiste/cometes esos errores y sientes una profunda frustración.

Siempre me pregunto cuál es esa razón, qué es lo que les motiva a afrontarlo todo, eso que les empuja a superar esas adversidades. Las tres palabras que se me vienen a la mente es la esperanza, la motivación y la ilusión. Aunque quizás todos tenemos la ilusión o la esperanza de alcanzar alguna meta, creo que la motivación es lo que realmente te hace diferente de alguien que no la tiene pero que sí conservan la ilusión y la esperanza. Porque ese es el motor, la verdadera fuerza, el factor diferencial entre una vida llena de optimismo y una vida digamos monótona, anodina, insulsa y triste.

Por eso las personas que son tan vitales, con tanta energía y fuerza me encantan. Desde aquí me declaro admirador número 1 sobretodo porque da igual cómo les trate la vida, ellos ya se encargan de mantener esa chispa interior viva día a día a pesar de todos los contratiempos aunque también tengan sus bajones.

Como les suele ocurrir a los niños cuando admiran a alguien y quieren convertirse en ese futbolista con tanto talento o en esa cantante que les fascina, va siendo hora de dejar de admirar y ponerse manos a la obra para ser uno de ellos.

Ya para terminar comentar que el nombre de esta entrada lo escogí porque recordé que así se les denominaba a unos personajes en una serie que sigo actualmente en la que éstos se han dedicado a observar desde siempre a humanidad, sobretodo en los hechos más importantes de nuestra historia. Me pareció gracioso usarlo ya que constantemente estoy observando y analizando cosas.

La foto ha sido tomada de la galería de Flickr de h.koppdelaney cuya licencia es Creative Commons. Me encantan sus fotos, lo reconozco.