Inicio > Personal > Un domingo cualquiera

Un domingo cualquiera

El domingo no suele ser un día agradable para mí, sobretodo por cómo lo empiezo y termino. Desde que me despierto (ya madrugo por norma, pero no es algo que me disguste) ya tengo en cuenta que al día siguiente toca trabajar (forma bastante pesimista de empezar el día).

Después de este amargo comienzo, llega el desayuno 🙂 que puedo disfrutar tranquilamente desde mi escritorio leyendo las noticias en los portales habituales de información nacional (no, no soy de los que compra el periódico) o viendo un episodio de alguna serie. Es uno de los mejores momentos del día.

A partir de aquí ya toca hacer lo que me apetezca (sí, tengo esa gran suerte, lo reconozco), es la mejor forma de no darle demasiadas vueltas a la cabeza y de saborear esas horas que quedan hasta que toque cerrar los ojos esperando a que el enemigo número uno de todos, el despertador, haga su odiosa aparición. ¿Qué cosas hago? Pues desde pegarme al ordenador sin soltarlo hasta la hora de cenar, pasando por ver varias pelis, episodios de series, leer blogs, echarme alguna siestecita (yo también me lo merezco ;)). En ocasiones ni siquiera duermo y me quedo simplemente disfrutando del descanso y de música. También suelo aprovechar para hacer esas cosas que no he podido hacer durante la semana.

Es a partir de las 20:00 cuando ya siento que mi libertad está terminando. Todo tiene un principio y un final, ¿no? Nada es para siempre. Lo peor es que me quedo con la impresión de que realmente no he podido gozar del fin de semana. Esto es algo en lo que tengo que mejorar, de hecho estoy preparando otra entrada en la que hablo sobre esta sensación de insatisfacción. Recientemente me han comentado que estoy tan obsesionado con aprovechar el tiempo que eso mismo me convierte en prisionero del tiempo. De ser así, probablemente vaya a jubilar a mi reloj…

Por suerte no todos los domingos me quedo con esa sensación. Hace unos cuantos estuve tomando algunas fotos y grabando algunos vídeos que resultaron ser bastante graciosos y en el último domingo estuve inmerso en una charla de lo más interesante, de esas en las que te importa poco la hora que es y te centras simplemente en la conversación, en disfrutarla, sin permitir que nada ni nadie lo interrumpa. Ese será uno de mis “retos” 🙂 convertir el domingo en un día tan agradable como un sábado.

Lo más curioso de todo es que una vez llega el lunes siento que ha pasado mucho más tiempo que esos dos días que he tenido libres. Al final no me entenderé ni yo mismo…

La imagen la he tomado de la galería de Flickr de su-lin cuya licencia es Creative Commons.

Anuncios
Categorías:Personal Etiquetas: ,
  1. septiembre 8, 2010 en 11:01 am

    Liberate del reloj! las ataduras, sean cuales sean, son ataduras q impiden nuestra libertad.
    no te centres en intentar disfrutar del domingo, simplemente hazlo, el intento no sirve de nada 😉
    mis domingos solían ser así, ahora intento verlo de otra forma, hacer cosas diferentes incluso a otros domingos y resto de la semana. Espero leer pronto una entrada en la que el domingo se te convierte en un día agradable ^^ tanti baci!

    • septiembre 8, 2010 en 1:42 pm

      Ayer me fui por ahí e incluso escondí el reloj en mi bolsillo, para cuando me quise dar cuenta mi madre me llamaba a ver qué pasaba (es normal, soy muy estricto con mis horarios y si me salgo pues es cuanto menos extraño). Bueno, lo importante es que voy camino de mejorar mi calidad de vida.

      Exactamente tal y como lo has dicho, ver cada domingo de forma distinta es mi objetivo. Además quiero trasladarlo a todos los días de la semana, en los que tengo peor ánimo. De todas formas poco a poco.

      Muchas gracias por tu comentario y consejos 🙂

  2. septiembre 15, 2010 en 12:43 pm

    A pesar de cómo empiezas a describir los domingos yo no puedo evitar pensar en esto:

    “Un domingo en casita, mientras fuera está lloviendo, tapado con una mantita en el sillón viendo alguna peli romanticona, o en el salón disfrutando de la compañía de alguien agradable. O dando un paseo en el campo. Sabiendo que mañana trabajas, si, pero teniendo en cuenta que por el momento estás libre y eso nadie te lo podrá arrebatar.”

    Con respecto a lo de la insatisfacción… Es un tema tan tremendamente amplio que wordpress no me dejaría enviar un comentario con tantos caracteres!! Jajaja, naah en serio, es algo muy importante, pero que sólo tu puedes llegar a conseguir, nadie va a hacerlo por ti. No hay truco para esto, no hay manuales, cada persona es un mundo y sólo conociendote podras actuar de acuerdo a las propias normas de tu persona.

    Desde aqui quiero enviarte todos los animos del mundo para que tus domingos sean happy-days ^^. Y muchos besitos!!
    Cuidese caballero

    • septiembre 16, 2010 en 8:42 am

      Te cambio tu domingo por el mío 😉

      Ciertamente yo también podría escribir bastante sobre la insatisfacción (de hecho estoy preparando un par de entradas que tratan sobre eso, yo y mi “optimismo”). Tienes razón en que únicamente depende de mí que se produzca o no ese cambio, no es algo que por desgracia se pueda aprender en un manual… Creo que poco a poco lo voy consiguiendo, aunque como en todo camino largo, a veces uno se cansa o se cae y tiene que volver a seguir adelante.

      Agradecerte que te hayas pasado por aquí, tu comentario y todos tus ánimos. Siempre serán bien recibidos.

      Muchos besitos para ti también. Cuídese dama 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: