Inicio > Momentos fugaces, Personal, Reflexiones, sociedad > ¿Arrepentimiento? No, gracias

¿Arrepentimiento? No, gracias

Con el tiempo cada vez tengo más claro que el arrepentimiento es un sentimiento inútil. Si a eso le unimos que también creo firmemente en que todo siempre ocurre por alguna razón, mayor peso adquiere esta idea para mí. Y no es que considere que no hay que rectificar cuando uno se ha equivocado, esto se refiere a otra cosa…

Cuando tomas una decisión, te basas en una situación en concreto, en todas las variables que la condicionan, en un momento determinado, en la información que dispones en ese momento y si lo mezclas todo y lo analizas (o no) finalmente obtienes una decisión. Aunque algunas veces me dejo llevar por mis impulsos lo habitual suele ser remover toda esa mezcla hasta llegar a la que creo que es la mejor conclusión. Por supuesto, si comparto esto con alguien suelo escuchar y tomar todos los consejos que amablemente me ofrecen.

Después de esto… entiendo que si escogiste un camino, elegiste una opción valorándolo todo de la mejor forma que pudiste, ¿por qué tienes que arrepentirte? ¿Porque las cosas han salido mal? Es muy fácil decir: “Si hubiese…” cuando ciertas cosas ocurren, cuando ya conoces un determinado desenlace… Ahí radica la dificultad de tomar decisiones, por eso siempre lo he considerado una de las cosas más difíciles de la vida… Al final todo te termina enriqueciendo a nivel personal, son experiencias que te llevas, que te ayudarán a madurar, a mejorar, a evolucionar y a tener un criterio más “fino” a la hora de tomar otras decisiones…

Reconozco que cuando era más joven tendía a pensar en el típico “Si hubiese…” pero hay que ser realista, el pasado no puede cambiarse, es más, no debería poder cambiarse, aunque todos deseamos hacerlo en más de una ocasión… De ahí aprendemos muchas de las grandes lecciones de la vida.

Todo esto puede parecer una obviedad, pero sinceramente no me lo parece, sobretodo cuando veo en ocasiones el sufrimiento que genera el arrepentimiento en la gente, la frustración que crea hasta el punto de marcar a personas de por vida… y lo peor de todo, en algunos casos, cuando realmente ellos no tienen la “culpa”… También pienso que él no arrepentirse no implica cerrar las puertas del pasado, porque hay cosas y personas que pueden volver a nuestra vida, en forma de segunda oportunidad. ¿Acaso no hay gente que ha dejado los estudios y lo ha retomado posteriormente en cuanto ha podido y se ha dado cuenta? ¿No hay personas que han intentado recuperar un amor del pasado cuando se han dado las circunstancias necesarias? ¿No hay fumadores que han dejado de fumar, han vuelto a hacerlo y lo han dejado en una segunda ocasión después de una enfermedad grave? Como ese ejemplo hay miles…

Esto me lleva de nuevo al primer párrafo, a otra pregunta… ¿Estamos hablando de errores? Si intentas enmendar lo que consideras un “error”, ¿implica que lo haces porque realmente estás arrepentido? Probablemente esta pregunta debería de hacérsela cada uno en cada uno de los casos que se presenten. No creo que sea una pregunta que pueda responderse “a la ligera” o al menos no de una forma genérica…

Esto me hace pensar en lo escrito en los días anteriores, en la mezcla de sentimientos que hay detrás de todo lo plasmado aquí… En muchas otras cosas de las que no dejo constancia, cosas que veo, que pienso y siento… Es probable que todo guarde algún tipo de relación… Bueno, en realidad sí lo tiene: el pasado, el presente y el futuro… Es curioso, me estoy dando cuenta ahora mismo que escribo estas líneas…

Me gusta dejar constancia de mis propios debates internos, mis reflexiones al respecto.

¿Mi moraleja personal? Arrepentimiento, no, aprender de lo ocurrido, .

Anuncios
  1. Pau
    febrero 15, 2011 en 11:06 pm


    como ya sabes soy de las que se arrepiente de lo que no hace, y no de lo que hace. En mi filosofía de vida la palabra arriesgar se escribe con mayúsculas, la valentía (aunque a veces se esconda), el avanzar hacia adelante y afrontar las retos son indispensables para sentirme bien.

    Discrepo en algo, dices que el pasado no puede cambiarse, es más, no debería poder cambiarse. En cuanto a decisiones estoy de acuerdo, si en ese momento hemos llevado a cabo tal determinación ha sido por algo, una intuición, una señal, pero el pasado sí debería poder permutar ante ciertas historias vividas, aquellas que nos han marcado y nos han dejado secuelas.

    Arrepentimiento, no gracias. Estoy de acuerdo 😉

    Biquiños sin arrepentimiento 🙂

  2. febrero 16, 2011 en 6:53 pm

    Me alegra comprobar qué cosas son en las que coincidimos como en las que discrepamos. Ciertamente hay algunas experiencias que sería mejor que jamás hubiesen ocurrido… tal y como has comentado. Yo me refería a un nivel más general, porque sin muchas experiencias hoy no seríamos quienes somos, ya sean buenas o malas, pero sí, coincido contigo en que algunas no deberíamos vivirlas…

    Además de tu opinión me quedo con esos biquiños que no conllevan arrepentimiento.

    Otros biquiños para ti, que no tienen ticket de devolución 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: