Archivo

Archive for 31 marzo 2011

Decepción

marzo 31, 2011 Deja un comentario

Han sido más de diez años compartiendo muchísimas cosas. Un montón de experiencias negativas y positivas, bastantes lágrimas y sonrisas. Después de todo eso que hemos vivido, me sales con eso… No, no es justo.

Es cierto, yo me he equivocado, muchas veces, quizás errores más graves que los que tú has cometido pero nunca ha sido con mala fe aunque lo hayan podido parecer, pero esas cosas sólo las puedo saber yo y pensaba que tú también, después de conocerme tanto. Hasta hace nada eso pensaba de ti, pero está claro que nunca terminas de conocer a nadie por completo.

Todos tenemos motivos para mentir, todos hemos mentido, ya te lo dije… Es algo normal, incluso diría que casi innato en el género humano. Yo todas esas las comprendo y por desgracia, en multitud de ocasiones me veo obligado a tirar de este “recurso”. Lo que sí es muy diferente es tener un plan premeditado enfocado a manipular a otra persona abusando de la confianza. Eso ya me parece excesivo…

Como indica el título, ha sido una tremenda e inesperada decepción. ¿Qué puede ocurrir cuando por una tontería te mantienen una mentira hasta que golpeas con pruebas que demuestran la auténtica verdad? Desconfianza total… Me he llevado muchos palos de muchas personas. Sé que a veces peco de confiado pero siempre me ha gustado dar la oportunidad a la gente a mostrarse tal y como son. Incluso, he dado segundas y terceras oportunidades para enmendar errores, porque yo también los cometo…

La comprensión lleva a veces al sufrimiento… Es una lástima. A pesar de ésto no voy a cambiar mi forma de ser, porque si algo siempre he dicho es que nadie merece pagar los platos rotos de otras personas, así que seguiré siendo fiel a mí mismo, a mis ideales, sean o no los correos ya que en este caso sí soy yo el que acarreo con las consecuencias.

Anuncios

Objetivo: Tenerife

marzo 29, 2011 2 comentarios

Ni siquiera tuve tiempo de escribir una entrada antes de irme… Pero así ha sido: el pasado fin de semana me fui a Tenerife.

Ha sido una muy grata experiencia que aparte del entretenimiento, me ha aportado muchísimas cosas positivas, pero quisiera destacar dos en particular:

1) Me he enfrentado a algunos de mis miedos y los he logrado superar no sin dificultad, todo sea dicho. Pero creo que ahí radica el mérito. Realmente me siento muy orgulloso de haber sido capaz de afrontarlo. Estar angustiado segundo a segundo y ser capaz de zafarme y centrarme en pasarlo bien. Sé que puede parecer una tontería, pero estaba en un punto en el que sentía que estaba retrocediendo cada vez más y que me resultaba imposible afrontar algunas cosas que pueden parecer de lo más normal… Es difícil entenderlo, pero bueno… Lo importante es que lo conseguí y me siento muy orgulloso de mí mismo por ello, incluso me emocioné mientras volví en el avión por ser capaz de dejar atrás esas cargas tan pesadas que me habían asfixiado durante tanto tiempo…

2) Reencontrarme con el significado de la palabra disfrutar. No recordaba qué se sentía al disfrutar algo plenamente. Las vacaciones de los últimos años han sido anecdóticas e infructuosas, todo derivado de mi gran frustración, de la desgana y la desmoralización… En esta ocasión no fue así… Además, todo esto me ha reportado una desconexión total de todo lo que me perjudica a diario, de lo que me mina la moral, de lo que me hace sentir que la vida se va entre las manos… Me ha aportado una dosis de optimismo y positividad. Me ha permitido ver que las cosas sí pueden cambiar, pueden mejorar y así debe ser… Todo esto forma parte del conglomerado de experiencias que me faltan, que quizás debí hacer mucho antes y que por unos motivos u otros, no he podido. No puedo culparme cuando no podía pero sí cuando podía y no hacía nada al respecto. Estas son las vivencias que me enriquecen y que realmente necesito para sentirme vivo.

Si puedo actualizaré esta entrada mostrando alguna imagen de esta escapada…

Ahora a pensar en la siguiente meta 🙂

El vestido – Segunda parte

marzo 23, 2011 2 comentarios

Finalmente se cumplió mi deseo… Ha pasado ya un tiempo pero la alegría aún se mantiene. Pocas cosas me hacen sentir tan bien como dar parte de mí, no me importa la forma… Me gusta dejarme llevar, satisfacer, sentirme satisfecho, compartir e ir más allá aunque nadie pueda llegar a entenderlo… No me importa, me importa ese momento, esa experiencia y lo enormemente bien que me siento conmigo mismo.

Notar esa sensación tan agradable segundo a segundo, vivir esa situación de retroalimentación constante y saber a ciencia cierta que es algo que te vinculará con otra persona para siempre… es sencillamente perfecto. Percibir la alegría en otra persona, saber lo que significa para ambos, compartirlo y darte cuenta de que estos detalles a veces lo son todo… es algo increíble. Fue algo muy bonito y que no olvidaré, me lo guardo para mí, para siempre.

Algo con lo que no contaba era ver materializado la felicidad de ese momento; fue también algo sublime. Una imagen almacenada en mi retina, en mi cerebro y corazón 🙂

Por suerte se dio todo como esperaba y es que… no podía ser de otra forma 🙂

Me alegra no escribir sólo (me da igual lo que diga la RAE respecto a la nueva norma que se aplica a la palabra solo) cosas tristes, melancólicas y dramáticas…  Hay muchas cosas en mí y no todas son de esta índole.

Las cosas malas siguen ahí, junto a algunas nuevas… pero de esto y otras cosas hablaré en otra entrada.

Categorías:Momentos fugaces, Personal Etiquetas: ,

Mi respuesta

marzo 21, 2011 Los comentarios están cerrados

Sé que llega tarde… Perdóname…

Quise, como siempre, pensar bien qué decir, interpretarlo y responder como merecía… Es cierto, quizás lo mejor era dejarse llevar y responder en el momento… Me equivoqué… Pero también es verdad que eso ha generado confusiones e incluso errores por mi parte…

Conozco las circunstancias de primera mano pero la situación es de una gran complejidad…  por ello, requiere que le diese la importancia que tiene, porque es algo que me preocupa…

Mi sorpresa fue mayúscula… Fue algo totalmente inesperado. Esta sensación dejó paso al orgullo… sí. Orgullo al presenciar una muestra tan grande de valentía, de fuerza y coraje. Un enfrentamiento cara a cara con la situación. Estaba y estoy realmente contento por ello, por lo importante que es para ti, por lo que significa también para mí… Lo veo como un paso hacia adelante, pero no un paso cualquiera… Creo que es un auténtico símbolo de intenciones, puede y debe ser el comienzo de una nueva etapa que sirva para dejar atrás, en la medida de lo posible, ese pasado y presente… Te animo a ello con toda mi alma, el cambio es posible, es necesario, es imprescindible… Esa, es mi respuesta.

Pero tampoco quiero agobiarte (aunque sé que nunca leerás estas líneas) porque mi intención es ofrecerte lo mejor de mí aunque te resulte mínimamente útil… Aunque igual no lo puedas percibir de la forma que a mí me gustaría…

Quiero… “decirte” desde el corazón que espero que sigas avanzando, que no pierdas jamás la fe en ti, que las cosas sí pueden cambiar, que puede haber un presente y futuro diferente, que entiendo perfectamente lo difícil que son las cosas pero cada día es una oportunidad nueva que tenemos que aprovechar para cambiar las cosas… No es lo mismo, lo sé… pero, ¿sabes? yo también lo estoy intentando…

Detrás de las palabras hay sentimientos y eso en ocasiones, es más poderoso que cualquier otra cosa…

Confío en ti, en tu capacidad, en tu inteligencia, en tu fuerza inagotable… Yo estaré ahí, a tu lado aunque no me veas, susurrándote palabras de ánimo aunque no me oigas, tendiéndote mi mano aunque no puedas tomarla… Quiero que sientas mi alma con la tuya, quiero aplaudir y recompensar cada esfuerzo, celebrar contigo triunfos como éstos, agarrarte y no soltarte cuando desfallezcas…

Esta entrada es para felicitarte, como decía antes, por ser tan sumamente valiente, por ser un ejemplo a seguir, para decirte que te admiro profundamente, para que seas consciente de todo lo que vales, para que luches, lucha, no te rindas nunca, no importa cuántas veces caigas, te levantarás y seguirás el camino, juntos.

No olvides nunca nuestras promesas, los detalles, lo realmente importante…

Por primera vez dejaré una entrada en la que no exista la opción de comentar. ¿La razón? Muy sencilla: es una entrada únicamente para dar, no para recibir… Porque es una muestra de reconocimiento y es mi forma de pedirte perdón… Lo siento…

11 de Marzo de 2011 – Malos presagios

marzo 11, 2011 Deja un comentario

Malos presagios confirmados… No sé bien cómo reaccionar ante esto… Cómo encajarlo y cómo vivirlo… Una sensación de escalofrío constante casi rozando un leve temblor se apodera de mi cuerpo…

Estas cosas hace que un millón de ideas aparezcan en mi mente de forma vertiginosa, me inestabiliza, me inquieta, me preocupa y me entristece…

Es en estos momentos cuando uno debe estar a la altura de las circunstancias aunque no sepas bien cómo reaccionar, es cuando debe mostrarse el apoyo incondicional. Lo difícil es encontrar el cómo. ¿Qué puedo hacer yo? Realmente creo que no soy consciente de la dimensión que todo esto tiene. Intento analizarlo pero siento también mucha impotencia y frustración…

Impotencia, frustración. Dos palabras que he escrito muchísimas veces en este blog, de forma directa o indirecta, pero que nunca pensé que tomaría este matiz tan drástico.

Por otro lado me siento insensibilizado… Como si no lo notase como debería… Casualmente me ha sucedido siempre con las peores tragedias y ésta no iba a ser una excepción… Pero no por ello dejo de sentirme mal.

Me siento atrapado entre mis problemas y esto… No sé si podrán soportarlo, no sé si podré dar todo lo que necesitan… No lo sé…

Mi luz se atenúa, cada vez es menos diáfana…

Incertidumbre

marzo 10, 2011 Deja un comentario

Hoy sonrío, y mucho… Tengo varios motivos para hacerlo aunque no siempre lo manifieste, sobretodo aquí. Estoy contento, tengo ilusiones, sueños pendientes de cumplir, cosas por hacer… pero también es cierto que hay algo grave que están a punto de confirmarse…

Es una sombra que planea… que se puede añadir a mis “problemas” habituales… y que puede dar una tonalidad grisácea a un buen momento que estoy saboreando ahora mismo, que destaca por una gran variedad de colores intensos… Pero, no se puede tener todo.

Intento hacerme a la idea… Es mejor estar preparado aunque, para algunas cosas, jamás se está… Me preocupa enormemente… A veces la incertidumbre asfixia más que el conocer esa una mala noticia…

El tema es de una gravedad extrema… lejos de ser uno de mis delirios y quejas. Además, podría tener un impacto directo en mi entorno, un impacto brutal… Pero no quiero alejarme de lo que me da alegría, de lo que me ayuda, de lo que me hace sentir bien… Quizás ahora, y en los momentos venideros, sea cuando más lo necesite… No sé qué es lo que va a pasar pero sé lo que está pasando ahora.

Es una sensación muy extraña… Aunque las cosas no me vayan de fábula y esté teniendo varios problemas a los que debo añadir esta incertidumbre que me preocupa muchísimo, sonrío, como dije al principio. Algunos sueños estoy comenzando a rozarlos, al menos, de forma parcial, pero ya es un avance. Es como si a nivel emocional me aislara de todo esto de forma inconsciente e intentase luchar por mejorar mi ánimo… Realmente lo necesito…

Necesito ser fuerte para aguantar, para ayudar y para seguir adelante…

Algunos de mis malos presentimientos sé que aparecerán en breve. Nada es estático en esta vida… Nada es para siempre. Se avecinan tiempos de cambio, lo sé…

Pistas

marzo 9, 2011 3 comentarios

A veces imagino la realidad como un espejo que tiene la propiedad de ser flexible y maleable, que se distorsiona, que te da pistas o te despista. ¿Cómo diferenciar la realidad de la interpretación que tienes de la misma? ¿Cuándo es el momento adecuado para dejarte llevar? ¿Cómo saber si lo que estás viendo es lo que realmente es o una proyección de lo que quieres o deseas?

Nadie puede dar una respuesta… y es el tiempo y las decisiones las únicas que son capaces de darla, aunque en ocasiones, sea tarde…

También es verdad que algunas cosas no hay que pensárselas mucho, otras, en cambio, hay que pensarlas muy bien…

Observaciones, impulsos, intuiciones, pistas… Todo tan cerca y a la vez tan lejos…