Inicio > Personal, Reflexiones > Mi respuesta

Mi respuesta

marzo 21, 2011

Sé que llega tarde… Perdóname…

Quise, como siempre, pensar bien qué decir, interpretarlo y responder como merecía… Es cierto, quizás lo mejor era dejarse llevar y responder en el momento… Me equivoqué… Pero también es verdad que eso ha generado confusiones e incluso errores por mi parte…

Conozco las circunstancias de primera mano pero la situación es de una gran complejidad…  por ello, requiere que le diese la importancia que tiene, porque es algo que me preocupa…

Mi sorpresa fue mayúscula… Fue algo totalmente inesperado. Esta sensación dejó paso al orgullo… sí. Orgullo al presenciar una muestra tan grande de valentía, de fuerza y coraje. Un enfrentamiento cara a cara con la situación. Estaba y estoy realmente contento por ello, por lo importante que es para ti, por lo que significa también para mí… Lo veo como un paso hacia adelante, pero no un paso cualquiera… Creo que es un auténtico símbolo de intenciones, puede y debe ser el comienzo de una nueva etapa que sirva para dejar atrás, en la medida de lo posible, ese pasado y presente… Te animo a ello con toda mi alma, el cambio es posible, es necesario, es imprescindible… Esa, es mi respuesta.

Pero tampoco quiero agobiarte (aunque sé que nunca leerás estas líneas) porque mi intención es ofrecerte lo mejor de mí aunque te resulte mínimamente útil… Aunque igual no lo puedas percibir de la forma que a mí me gustaría…

Quiero… “decirte” desde el corazón que espero que sigas avanzando, que no pierdas jamás la fe en ti, que las cosas sí pueden cambiar, que puede haber un presente y futuro diferente, que entiendo perfectamente lo difícil que son las cosas pero cada día es una oportunidad nueva que tenemos que aprovechar para cambiar las cosas… No es lo mismo, lo sé… pero, ¿sabes? yo también lo estoy intentando…

Detrás de las palabras hay sentimientos y eso en ocasiones, es más poderoso que cualquier otra cosa…

Confío en ti, en tu capacidad, en tu inteligencia, en tu fuerza inagotable… Yo estaré ahí, a tu lado aunque no me veas, susurrándote palabras de ánimo aunque no me oigas, tendiéndote mi mano aunque no puedas tomarla… Quiero que sientas mi alma con la tuya, quiero aplaudir y recompensar cada esfuerzo, celebrar contigo triunfos como éstos, agarrarte y no soltarte cuando desfallezcas…

Esta entrada es para felicitarte, como decía antes, por ser tan sumamente valiente, por ser un ejemplo a seguir, para decirte que te admiro profundamente, para que seas consciente de todo lo que vales, para que luches, lucha, no te rindas nunca, no importa cuántas veces caigas, te levantarás y seguirás el camino, juntos.

No olvides nunca nuestras promesas, los detalles, lo realmente importante…

Por primera vez dejaré una entrada en la que no exista la opción de comentar. ¿La razón? Muy sencilla: es una entrada únicamente para dar, no para recibir… Porque es una muestra de reconocimiento y es mi forma de pedirte perdón… Lo siento…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: