Inicio > Personal, Reflexiones, sociedad > Nueva premonición

Nueva premonición

Desde finales del 2010 se veía venir que en este 2011 iban a haber muchos cambios… Fue un final de año muy movido, más que de costumbre, muchas cosas terminaban, otras comenzaban y otras simplemente estaban en el aire. Tuve la premonición de que este año se iban a producir varios cambios, algunos tan drásticos que podrían cambiar no sólo mi vida si no la de mis familiares más allegados.

Han pasado apenas 4 meses desde que arrancó el 2011 y las cosas no han parado de cambiar… Algunas sorpresas agradables, otras nefastas, varias decepciones (e inesperadas) y cómo no, también alegrías, que no todo es malo, eso está claro.

Curiosamente el viernes pasado viví bastante extraña que de forma inesperada me llevo a tener una premonición más específica. Detallaré esa anécdota porque me llamó bastante la atención:

Al salir del trabajo, esperando el transporte público, coincidí con una señora que se me quedó mirando, se levantó y fue hacia donde yo me encontraba. Seguía mirándome fijamente y a continuación me preguntó mi nombre. Extrañado por la cuestión, le pregunté desconfiado por qué me hacía la misma. Su respuesta fue que me parecía mucho a su hijo, me sonrió hasta que tuve que negar con la cabeza e incluso decirle que no, que no era su hijo. Me reí tímidamente con total inocencia mientras ella me miraba casi incrédula. Se despidió tocándome la espalda con la palma de sus manos como si intentase identificar a través del tacto algo que le fuese más familiar, más “real” y a su vez me decía que estaba encantada de conocerme. Yo, extrañado, subí a la guagua (casualmente la misma que ella tomó). Fue justo en ese instante, en el que sus manos se alejaron de mí, cuando sentí un mal presentimiento, “vi” claramente algo que iba a ocurrir y que se confirmaría 10 minutos más tarde a través de una llamada telefónica.

 

Puede parecer “oscuro” pero realmente así fue… Precisamente lo comentaba en familia, “sé” que se avecinan grandes cambios, algunos, en mi caso, creo que positivos, pero también quedarán marcados por esos tan negativos que se producirán… Mi convicción al respecto es firme aunque tengo la mente nublada respecto a cómo se producirá todo…

Tantas noticias buenas que celebrar este año, acontecimientos que ni habría imaginado hace unos meses se han llevado a cabo y en breve acontecerán pero que quedarán salpicados de tristeza y sufrimiento. Momentos únicos en la vida que no podrán ser disfrutados como deberían… Y es que, pocas cosas pueden consolar…

Aún así tengo esperanza en futuro, pero hay que ser realista, sobretodo hay que tener los pies en el suelo, ser consciente de la situación en los diversos contextos de mi vida, ser fuerte, estar preparado, hay que mentalizarse, fortalecerse, no derrumbarse y continuar. Aceptación… Justo acabo de encontrar esta palabra al final de la última frase. En eso consiste: aceptar la situación, lo bueno y lo malo. Aguantar como puedes lo malo, intentar ayudar y seguir adelante pero también disfrutar y saborear más que nunca los buenos momentos, porque nunca sabes qué es lo que va a pasar…

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: