Inicio > Personal, Reflexiones > Búsqueda

Búsqueda

Como se suele decir… No insulta quien quiere si no quien puede… El caso al que me remito se ciñe a las intenciones de hacer daño… Sí, intenciones, porque quedan sólo en eso… Aunque hace tiempo que esto viene ocurriendo, lo he ido dejando pasar porque no es algo digno de mención, pero a decir verdad, hoy me apetece escribir al respecto. No estoy enfadado, ni triste, ni molesto, ni dolido…

No te sientas orgullos@ porque te esté dedicando unas pocas líneas… El protagonismo que tienes en mi vida es cero. Mi intención es transmitírtelo para que lo tengas bien presente. No hablo desde la rabia, rencor, etc, porque ni siquiera tengo conocimiento al 100% de quién eres, hablo desde la indiferencia que me generan tus acciones. Actos tan cobardes, sin sentido, con mala fe que nunca alcanzarán su objetivo. No importa qué palabras utilices, ni durante cuánto tiempo lo intentes…

Por fortuna ni siquiera me inspiras pena o lástima (que la das), ya que mi insensibilidad respecto a ti es total. Soy una persona que tiene mucha paciencia, aguante y que lucha por lo que cree, piensa y siente. Eso sí, cuando me cambia el chip, no hay marcha atrás. Es algo positivo y de lo que me siento orgulloso por todos los perjuicios que me ahorro desde ese momento en adelante. En este caso no he tenido que tirar ni de paciencia ni aguante porque no hay nada que deba afrontar.

Esto no quiere decir, ni mucho menos, que debas cantar victoria… O quizás sí, eso ya depende de ti. Eso puede ayudarte a vivir “mejor”, a intentar justificar lo que haces, a creer erróneamente que estás obteniendo algún resultado, pero un día, te darás cuenta de que todo esto no sirve de nada mientras que yo voy a seguir siendo el mismo. En cambio tú… tendrás que elegir entre dejarte llevar por esos malos sentimientos o dedicarte a otra cosa que sea más productiva.

Deberías hacerte esta pregunta: ¿Eres feliz? A mí no me lo parece…porque, si alguien es feliz, si se siente bien, no hace este tipo de cosas. Pero yo no soy nadie para decirte qué debes o no hacer, eso es decisión tuya. Si te compensa perder el tiempo y moverte entre esos sentimientos tan tristes… allá tú, eso sí, te haré una recomendación: busca esta entrada cada vez que hagas lo que haces, no la borres ni de tu retina ni de tu mente; de tu alma, obviamente no puedo hablar… Ésta será la única y última vez que veas que me “dirijo” a ti. Reflexiona… ¿es la indiferencia a lo máximo que puedes aspirar? De ser así… me pareces patétic@… Otro consejo: házte un favor, preocúpate de las cosas que realmente importan.

Por último me gustaría terminar tal y como empecé, haciendo alusión a la misma frase pero en esta ocasión realizando un ligero cambio: No hace daño quien quiere, si no quien puede.

Anuncios
Categorías:Personal, Reflexiones Etiquetas: ,
  1. carmen
    abril 26, 2011 en 2:40 pm

    A pesar de que no sé qué ni quién te lo ha hecho/dicho o amenazado con hacer… Impresiona leer esta entrada, está escrita sobre una especie de rabia sobrevolada por un líquido pastoso compuesto por una especie de calma.
    Si tienes que explotar, hazlo¡ . Si te duele .. Grítalo y escúpelo. Es el consejo de alguien a quien hace no mucho la llamaron ‘gorda’ … y se lo tuvo que tragar… Podría haber dedicado como cinco libros al capullo este que me lo llamó… Pero me bastó con poner en orden mis sentimientos, odiarle un poquito… Y aprender a intentar ignorar a todos los idiotas 🙂 Intención Salomónica… Pero al menos lo intentaré ¡¡
    Espero que vaya todo bien goetha ¡

    • abril 26, 2011 en 5:26 pm

      Me ha agradado tu análisis, se nota que no te has leído la entrada a las prisas y que la has exprimido.

      La misma fue redactada en distintos momentos ya que no siempre dispongo de tiempo suficiente para terminarlas de una vez y quizás por eso sientas que hay momentos de calma y en otros algo de rabia. Si te soy sincero, tal y como comenté en la entrada, no siento rabia, ni enfado, ni dolor, ni nada… Por eso quería escribirlo con todo lujo de detalles para que no quedara ninguna duda.

      Quisiera agradecerte el consejo. Siempre he sido una persona que prefiere guardarse las cosas (sobretodo los problemas y preocupaciones) pero no cuando se trata de enfrentar a alguien (a menos que las circunstancias me lo impidan). En este caso no puedo dirigirme directamente a esta persona, por ello he escrito esta entrada.

      Respecto a la descalificación que sufriste, decirte que lo lamento bastante. Por desgracia siempre habrá gente indeseable que invierte su tiempo en este tipo de cosas en lugar de preocuparse de resolver los problemas que provoca ese tipo de actitudes… Escuchar sí, pero a la gente que nos importa y que realmente nos aporta algo, del resto… mejor pasar visto lo visto.

      Me parece una estupenda intención la que tienes y lo que deseo es que se convierta en realidad, si pones tu empeño, seguro que lo conseguirás.

      Espero que para ti también vaya todo muy bien Carmen 🙂 Gracias por pasarte y comentar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: