Archivo

Archive for 27 mayo 2011

Oportunidad

mayo 27, 2011 2 comentarios

Estoy rozando con la punta de los dedos una auténtica y única oportunidad de madurar, evolucionar y abrir más mi mente… Esto debería de ser un motivo de alegría, y lo es, es algo que hace nada me parecía inimaginable…

Pero esta agradable sensación se ha topado con varios disgustos en el día de hoy, cosas que he visto que me entristecen, que me enfurecen y que me duelen… Pero aunque cueste deberé cumplir la promesa que me hice… Si tengo que dejar cosas o personas atrás, lo haré con tal de sentirme bien. Suena duro y muy egoísta decirlo (es lo que hace todo el mundo, ¿no?) y peor impresión me causa saber que incluso eso, puede conllevar cambiar algunas cosas de mí… Aunque ahora que lo recuerdo… también prometí ser fiel a mí mismo… Es una controversia, de eso no hay duda… ¿Qué pasará al final? Todo está por ver… Las cosas siempre tienen una razón de ser.

Quizás tengo que ser más egoísta si cabe y pensar en mí… No quiero papeles secundarios ni terciarios, no aspiro a ser protagonista de nada… Sólo quiero ocupar el puesto que creo que me merezco. La mayoría no se percata de lo que siento, de cómo percibo sus frases, de mis análisis… No pasa nada porque no se den cuenta, desde que sus palabras salen de su boca, los textos terminan de ser escritos con sus manos, etc porque a partir de ahí, soy yo el que interpreta, bien o mal, y tiene una percepción u otra… Esto es algo de lo que no se preocupan, pero por otra parte tampoco tienen que preocuparles, es lógico, cada uno tiene su vida.

Lo que ocurrirá en breve, marcará un antes y un después en mi vida… Lo sé y eso es lo que quiero… Me aferraré a lo que acontece a partir de ahora, porque al fin y al cabo, es a lo único que puedo agarrarme. Como siempre he dicho… la independencia es lo mejor que hay y basar la fortaleza en uno mismo también… Cuanto mayor sea la fuerza de tu pilar, menor será la necesidad de buscar apoyo en terceros. Es algo que tengo que mejorar y potenciar, no puedo depender de nadie…

Es curioso, tengo ejemplos a diario tanto a nivel personal como los que observo en otras personas pero aún así no es suficiente… Hace poco leí una frase que aunque es obvia me llamó la atención. Recitaba algo parecido a: “Si sigues cometiendo el mismo error es porque no has aprendido de él”.

La realidad, el día a día te va diciendo por dónde debes ir… las personas, también.

Me prometo a mi mismo…

mayo 19, 2011 10 comentarios

… ser yo hasta el final.

… no olvidarme de quién soy.

… poner algo positivo en mi mente y corazón cuando algo negativo aparezca.

… no dar cuando no puedo.

… intentar aprender a dejar que las cosas pasen como tienen que pasar, sin forzar.

… aprender también a respetar al 100% las decisiones de los demás, no debo interferir, no tengo derecho.

… sentir.

… no ser tan egoísta.

… reflexionar sobre todas y cada una de estas frases y las motivaciones que me han llevado a escribirlas.

… no tener más secretos y guardar en lo más profundo los que tengo, no me hacen bien (me refiero a los míos, no a los de los demás, siempre seré una tumba 😉 ).

… leer esta lista cuando me venga abajo.

… no prometer cosas que no voy a cumplir.

Parcheando la realidad

mayo 11, 2011 6 comentarios

Ayer me di cuenta de que intento, infructuosamente, parchear mi día a día, mi vida, mi realidad. Cada vez son más las novedades que consigo implementar pero sin obtener los resultados esperados. Me esfuerzo por despejarme, por desconectar, por centrarme únicamente en lo que he considerado que me ayuda pero resulta… insuficiente. Es decir, lo consigo en esos breves instantes, pero luego volvemos a eso, a la dichosa realidad.

Además, lo peor, es que me doy cuenta de que ni siquiera tengo fuerzas para hacer lo que me ilusiona… Estoy muy distraído, me cuesta concentrarme, agotado mentalmente, irascible, molesto y nuevamente, triste. Es una montaña rusa diaria que no parece tener fin. En cierta forma es normal que a lo largo del día pasemos por diversos estados… pero tanta inestabilidad desgasta muchísimo…

Desmotiva demasiado esta situación…  que por otro lado no tiene pinta de acortarse…

Retomando el título de la entrada, analizo el día a día, en lo que hago desde que me levanto hasta que me acuesto, pasando por cada una de las horas, minutos y segundos… El patrón es el mismo, no importa estar trabajando que estar de vacaciones, noche, día, o que sea fin de semana o entre semana. Es una lucha por parchear con otras cosas los problemas que no puedo solucionar. Y es que, aparte de esto, poco más me queda por hacer, al menos por ahora…

No quiero pensar más allá, en muchos más años… Y precisamente de eso me doy cuenta cada día. Quiero meterme de lleno en lo que me entretiene o me despeja de una forma acelerada, casi frenética. Con ese ansia por olvidar, por dejar atrás lo que revivo cada día… Intentando, solamente, parchear la realidad.

No sería justo…

mayo 9, 2011 4 comentarios

… que me quedase lamentándome sin reconocer que también tengo motivos para estar contento.

… no atribuirte el mérito que tienes por hacerme sonreír.

… no intentar devolverte todo lo que mereces por hacerme sentir.

… no seguir compartiendo esos momentos inolvidables e inigualables.

… negar que me has transmitido muchísima paz y libertad.

… no reconocer que después de uno de los peores meses que he vivido, tú me has traído la calma.

… no admitir que detrás de esos malos momentos compartidos, hay algo más que nos empuja a seguir adelante.

… no darme cuenta de mis errores para poder enmendarlos.

… que todo quedase en palabras.

… no vivir ese momento de libertad, complicidad e intimidad infinita.

… decir que esto no es real.

no dedicarte esta entrada a ti.

Delirios nocturnos II

mayo 6, 2011 Deja un comentario

Después de no haber cenado y apenas desayunado, sin haber dormido, sin energía, sin ganas… estoy de nuevo aquí para continuar vagamente lo que empecé anoche.

Hoy no he podido disfrutar de esos amaneceres que se han dado últimamente, anaranjados casi rojos que siempre me han parecido tan bonitos, que me invitaban a pensar que ese día podía ser grande, sin necesidad de que sucediera algo especial, simplemente por vivir, por sentir… Hoy el día es muy gris, y aunque eso siempre me ha gustado, para mí tiene hoy otro significado… Sigo apesadumbrado, exhausto, triste, débil, vulnerable. No siento que tenga expectativas ni ilusiones, me estoy apagando… Tengo un millón de cosas por hacer y sigo dejando que el tiempo pase, como si nada me importase… quiero volver a cerrar los ojos, como hice ayer… respirar pausadamente y aislarme de todo. Soy consciente de que las inseguridades han vuelto y hasta que desaparezcan, tendré que aprender a acomodarlas. También tengo la sensación de que en ocasiones ni siquiera soy capaz de sentir.

Es una enorme impotencia saber que no puedes transmitir lo que sientes con palabras, con hechos, aunque todo esté ahí dentro, comprimido, intentando hacerse hueco por salir entre la asfixiante y gigantesca marea de negatividad… Mejor que uno mismo nadie sabe lo que tiene dentro. Aunque ni aquí ni en ningún sitio pueda explicarlo, las cosas son mucho más difíciles de lo que parecen, mi realidad está llena de complejidad y contradicciones, pero de eso, nadie tiene la culpa. No caeré en la autocompasión pero no puedo evitar pensar que muchas de las cosas que me ocurren son como susurros de voces que me indican que debo estar solo, como si realmente lo mereciera. Lo primero no es así, lo segundo, igual sí…

Al final es cierto, las palabras terminan siendo vacías, insuficientes, meras expectativas que no llevan a nada. Lo entiendo, te entiendo, pero las cosas no siempre son lo que parecen. A pesar de que esto pueda sonar a excusa, no lo es… eso es lo que siento: lo que no puedo materializar, lo que no puedo decir, lo que no puedo demostrar… Está en lo intangible, en lo que no se ve, en lo que no sientes ni percibes… Yo lo siento, lo vivo… Sé lo que he experimentado en cada una de las fases, en cada uno de los buenos y malos momentos… Cosas que yo sólo sé, que únicamente yo he vivido aunque no sirva para nada. Aún así… te entiendo.

“Intentar describir lo que siento en cada momento no es fácil”. Esa frase la he leído hoy de rebote en el blog de Tania172 al que llegué también por pura casualidad gracias a un #FF que leí en Twitter. Es una verdad auténtica y que experimento continuamente sobre todo lo que me rodea. Todo forma parte de una nube que me perturba y me alegra, que me da una de cal y otra de arena, que me hiere pero me inmuniza… Todo esta ahí, aunque nadie lo vea… Me toca aceptar algunas cosas, desmenuzarlas, entenderlas y asimilarlas, me guste o no.

Pero no, todavía esto no ha terminado… aún queda, queda mucho…

Delirios nocturnos

mayo 6, 2011 Deja un comentario

Hoy, como casi siempre que ocurre en los mejores y peores momentos, estoy delante de un ordenador (con mucho gusto lo digo). Ha sido un día muy movido que me ha dejado algunas risas, problemas, un gran dolor de cabeza y una conversación. Como cualquier otro día, ¿no? Para mí, no lo es.

Aquí estoy, como decía, sentado frente a mi ordenador, que hacía semanas que ni encendía por falta de ganas, tiempo, etc. De fondo, escuchando la Banda Sonora de Inception (Origen), recurso que utilizo cuando quiero relajarme, eso sí, no muy fuerte y con cascos, porque las cosas no están para música…

Antes de comenzar a escribir esta entrada me he dado cuenta de que tengo varias con distintas cuestiones que quería tratar pero que están pendientes de terminar (como siempre). Leo sus títulos y me resulta irónico… Muchas ya no tienen ningún tipo de sentido, me recuerdan a “caminos” inacabados, sendas por las que podía haber ido y están ahí, esperándome sin saber que algunas morirán en el olvido.

Olvido… Creo que han ocurrido tantas cosas en tan poco tiempo que siento que tengo amnesia de lo acontecido en el segundo que acaba de pasar, pero no hay que preocuparse, las huellas que han dejado todas y cada una de las mismas están en mi alma, marcadas a fuego para que ni siquiera pueda permitirme el privilegio de olvidarlo por un instante, simplemente, aunque sea ese segundo.

Estas últimas semanas se han caracterizado por muchas novedades, pocas agradables, decisiones, problemas, tensión, también muchas sonrisas y menos carcajadas, reencuentros y alguna que otra despedida. Quizás ninguna de estas cosas me ha hecho sentarme a escribir hoy (o quizás todas), a dedicar estas horas que deberían ser de sueño para intentar plasmar aquí este absoluto desorden. Hablando de desorden (no aspiro a que esta entrada sea como un guión medianamente comprensible), buscando en las distintas acepciones en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, me encuentro como primera lo siguiente: “Confusión y alteración del orden”. No dista mucho de la realidad…

No recuerdo otro momento de mi vida en el que tantas cosas me tengan tan desubicado, al menos por motivos tan distintos. Pocas son las ocasiones que tengo tiempo para detenerme y pensar y cuando lo encuentro, algo me impide que consiga hacerlo durante más de 5 minutos. Pero a pesar de esto, he querido echar el resto aquí, no me importa mi sagrado sueño, ni este dolor de cabeza que me está matando, ni la intranquilidad que llevo sufriendo durante estas últimas semanas… Realmente no me importa, quiero darme este pequeño lujo, tomarme el tiempo que no he tenido (ni tengo) para sacar estos delirios nocturnos.

Después de todo lo escrito está claro que lo único que he hecho es eso, escribir… Parece todo tan vacío ahora mismo… Me recuerda a esos momentos en los que intento reflexionar en los que me encuentro perdido, sin criterio… Cierro mis ojos, dejándome llevar por cada pieza, pretendiendo aislar mi mente, mi alma y mi cuerpo… Queriendo liberarlos y purificarlos.

Tengo mucho que decirte, mucho… Estoy contento de haberte escuchado, de que hayas compartido tus sentimientos y pensamientos conmigo. Notar tanta sensibilidad y sinceridad resulta increíble. Sí, lo sé… son sólo palabras, no hay hechos detrás que las apoyen. Mejor que tú nadie sabe lo complicadas que pueden ser las cosas, hasta lo más sencillo. Estoy muy triste y apenado… No pensaba que las cosas fuesen a ir por donde han ido…

Ahora mismo no puedo más…

Me voy…