Inicio > Momentos fugaces, Personal, Reflexiones > Delirios nocturnos II

Delirios nocturnos II

Después de no haber cenado y apenas desayunado, sin haber dormido, sin energía, sin ganas… estoy de nuevo aquí para continuar vagamente lo que empecé anoche.

Hoy no he podido disfrutar de esos amaneceres que se han dado últimamente, anaranjados casi rojos que siempre me han parecido tan bonitos, que me invitaban a pensar que ese día podía ser grande, sin necesidad de que sucediera algo especial, simplemente por vivir, por sentir… Hoy el día es muy gris, y aunque eso siempre me ha gustado, para mí tiene hoy otro significado… Sigo apesadumbrado, exhausto, triste, débil, vulnerable. No siento que tenga expectativas ni ilusiones, me estoy apagando… Tengo un millón de cosas por hacer y sigo dejando que el tiempo pase, como si nada me importase… quiero volver a cerrar los ojos, como hice ayer… respirar pausadamente y aislarme de todo. Soy consciente de que las inseguridades han vuelto y hasta que desaparezcan, tendré que aprender a acomodarlas. También tengo la sensación de que en ocasiones ni siquiera soy capaz de sentir.

Es una enorme impotencia saber que no puedes transmitir lo que sientes con palabras, con hechos, aunque todo esté ahí dentro, comprimido, intentando hacerse hueco por salir entre la asfixiante y gigantesca marea de negatividad… Mejor que uno mismo nadie sabe lo que tiene dentro. Aunque ni aquí ni en ningún sitio pueda explicarlo, las cosas son mucho más difíciles de lo que parecen, mi realidad está llena de complejidad y contradicciones, pero de eso, nadie tiene la culpa. No caeré en la autocompasión pero no puedo evitar pensar que muchas de las cosas que me ocurren son como susurros de voces que me indican que debo estar solo, como si realmente lo mereciera. Lo primero no es así, lo segundo, igual sí…

Al final es cierto, las palabras terminan siendo vacías, insuficientes, meras expectativas que no llevan a nada. Lo entiendo, te entiendo, pero las cosas no siempre son lo que parecen. A pesar de que esto pueda sonar a excusa, no lo es… eso es lo que siento: lo que no puedo materializar, lo que no puedo decir, lo que no puedo demostrar… Está en lo intangible, en lo que no se ve, en lo que no sientes ni percibes… Yo lo siento, lo vivo… Sé lo que he experimentado en cada una de las fases, en cada uno de los buenos y malos momentos… Cosas que yo sólo sé, que únicamente yo he vivido aunque no sirva para nada. Aún así… te entiendo.

“Intentar describir lo que siento en cada momento no es fácil”. Esa frase la he leído hoy de rebote en el blog de Tania172 al que llegué también por pura casualidad gracias a un #FF que leí en Twitter. Es una verdad auténtica y que experimento continuamente sobre todo lo que me rodea. Todo forma parte de una nube que me perturba y me alegra, que me da una de cal y otra de arena, que me hiere pero me inmuniza… Todo esta ahí, aunque nadie lo vea… Me toca aceptar algunas cosas, desmenuzarlas, entenderlas y asimilarlas, me guste o no.

Pero no, todavía esto no ha terminado… aún queda, queda mucho…

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: