Archivo

Archive for 28 noviembre 2011

De nuevo el otoño

noviembre 28, 2011 4 comentarios

1141918659

Ya “comienza” mi estación favorita…

Se va el calor, la necesidad de abrigarse aparece, los días son grises y melancólicos para mí… Las ganas de pasear y reflexionar son más intensas…

Pienso mucho en lo que ha pasado este año… Y después de todo lo bueno y malo, aún sigo sintiendo que me espera alguna que otra sorpresa…

Así soy yo, con mis complejidades, mis ilusiones, mis esperanzas, mi mente, que no para de analizar constantemente todo lo que ocurre y además con mis manías y costumbres. Y cómo no, mis intuiciones.

Siento que con este año muchas cosas se van, algunas inevitable y desgraciadamente para siempre, otras progresan por caminos hasta ahora para mí desconocidos y otras se mantendrán firmes pase el tiempo que pase…

Tengo la impresión de que hace falta darle de alguna forma el toque final para cerrar este 2011. Queda aún algo más de un mes… Pero la vida ya me ha demostrado que sólo hace falta un segundo para experimentar la mayor felicidad o sufrir la desesperación más desquiciante…

Aún no lo veo claro pero algo percibo, de una manera abstracta e inconclusa, como esta imagen…

El tiempo lo dirá…

Categorías:Uncategorized

Hoy, luz

noviembre 21, 2011 6 comentarios

Luz

 

Luz, sí… Me gusta pensar que las personas somos como luces… Luces que se encienden o se apagan, que brillan intensamente o agonizan lentamente…

 

Hoy es de esos días en los que, a pesar de tener mil motivos para no hacerlo, no puedo evitar sentirme feliz. Sigo con pesadillas, he dormido muy poco y mal, tengo un millón de problemas pero eso, hoy, no importa.

 

He hablado con mucha gente, básicamente con las mismas personas con las que lo hago siempre, pero a diferencia de otras ocasiones, a todos les he sacado una sonrisa (al menos en persona) y les he regalado la mía. Me alegra que haya surgido de nuevo esa chispa, esos comentarios mordaces que suelen caracterizarme (a mi entender)… no lo digo con vanidad, todo lo contrario, sino con la satisfacción de saber que hoy he sido y estoy siendo más yo y me gusta, me gusta muchísimo. No he limitado mi comportamiento en base a las personas con las que he tratado, he sido yo desde principio a fin, con gente que me cae bien, mal y regular. He dejado atrás los problemas y frustraciones, los enfados y desmotivaciones para ofrecer(me) mi mejor cara, con optimismo, buenas vibraciones, disfrutando y explotando lo bueno que hay en mí.

 

Echando la vista atrás, veo todo lo que vivido, lo que he plasmado en este blog y creo haber profundizado aún más en mi personalidad, conociendo más de cerca esas debilidades que tengo pero también esas virtudes. Ser consciente de eso es muy difícil y además me queda mucho camino por recorrer porque creo que nunca terminaré de entenderme del todo. Pero eso, tampoco me importa, porque lo que estoy descubriendo de mi alma me satisface, lo bueno y lo malo, porque eso es conocerse, eso es entenderse y aceptarse, porque de todo se aprende.

 

Me doy cuenta de que ya no tengo miedo. Que el hecho de sentirme tan ajeno incluso de mí mismo, de mis sentimientos, de los problemas, de mucha gente, de todo, me ha ayudado a desentrañar parte de mi complejidad, de mi vida en general, para verlo todo “desde fuera”. Sentirme así me ayuda a ver con más claridad, me noto ligero, más libre… Con capacidad para tomar decisiones sin pensar tanto en el qué dirán o pensarán o lo que sea (porque todo acto tiene consecuencia, tanto hacer como no hacer), intentando llevar a cabo el deseo de que mi alma recorra todo mi interior y se dirija en todas direcciones sin rumbo fijo, sólo con un objetivo: vivir… Quiero sentir esa libertad al máximo. Tengo esa posibilidad, aunque muy remota, pero la tengo y voy a aprovecharla. Hoy quiero compartirla con quien se tome la molestia de leerme, ofrecer aquí también mi felicidad 2.0, lugar donde he dejado tanto sentimiento, tantas lágrimas, pero también muchísimas alegrías aunque no siempre se han visto reflejadas en las entradas… El espacio donde para mí siempre puede haber un nuevo principio, una nueva realidad… Donde siempre puedo contarme a mí mismo la verdad, la verdad sobre mi alma, sobre mi vida.

 

Porque la vida es como una luz, como las personas. Porque podemos brillar hasta quedar exhaustos… Porque muchas veces podemos (y debemos) ser quienes queremos ser. Porque las peores limitaciones parten de nosotros mismos, porque no hay peor enemigo o mejor aliado que tú mismo…

 

Hoy simplemente soy feliz. ¿Lo mejor? Hoy no necesito un motivo.

 

No sé qué pasará mañana pero al menos hoy nada ni nadie me arrebatará este momento, nada ni nadie apagará esta luz…

Categorías:Uncategorized

Tardes de noviembre

noviembre 16, 2011 2 comentarios

1868648730

Tardes de noviembre… ¿Las veré el año que viene igual?

Categorías:Uncategorized

Raíces

noviembre 16, 2011 1 comentario

Nunca he renegado de dónde vengo ni quién soy, más bien todo lo contrario. Me he sentido y me siento muy orgulloso de ser canario, orgulloso de ser como soy. Siempre he sido muy familiar, no sólo con los más cercanos, sino además con familia lejana con las que coincidía muy puntualmente…

De una parte a este tiempo, sobretodo a partir de que estaba a punto de cumplir los 31 años, muchas cosas en mí cambiaron… Mis gustos, mis prioridades, mi forma de ver la vida, el día a día, etc. Antes nadie imaginaría que campos como la Física e Historia me apasionasen. Muchas de estas cosas antes eran impensables. Una de las que más destaca es mi gran interés por emigrar.

Quien me conoce de toda la vida sabe que estoy muy arraigado a mi ciudad, familia, a mis costumbres, a un determinada forma de vida que, aunque no es la mejor, tampoco es la peor, es la que llevo. Sobretodo la familia ha sido y es un pilar fundamental en mi vida. Mi afán siempre ha pasado por mantener la familia unida y no moverme ni siquiera de mi barrio. Siempre he estado y estoy aquí muy a gusto pero llega un momento en el que eso no es suficiente.

Siento cada vez con mayor intensidad que estoy aquí de paso, como si no formase parte de esta sociedad, de esta cultura, como si esta no fuese mi realidad. Miro atrás y me doy cuenta de que he cambiado mucho, que algunas reglas que eran intocables para mí, ya no lo son. La vida cambia, las personas y las circunstancias también.

Es cierto que los problemas en el seno familiar ahora son mayores pero como decía, esto viene de hace tiempo. Ya no me siento tan ligado… me siento extraño aquí, todo me va resultando ajeno. Me siento más liberado al menos emocionalmente, aunque únicamente sea en eso, en emociones, no en la práctica, donde existen más limitaciones que opciones. Aún así, sigo adelante, consciente de esta realidad palpable e ineludible, notando cada segundo esa inestabilidad que se cierne constantemente.

Siento ahora, de una forma más particular, que se acerca el momento de tomar decisiones. Siempre lo digo: lo más difícil en la vida, a mi entender, es tomar decisiones. Tengo muchas que tomar, algunas a corto y otras a largo plazo y también mucho, mucho que pensar…

Otra idea que tampoco desaparece de mi mente es la vivir: en el amplio sentido de la palabra. La vida está para vivirla y yo quiero hacerlo, en las mejores condiciones… Mucho se está torciendo pero por otro lado aparecen alternativas. Otro “clásico” en mí: Las cosas siempre pasan por algo. Así me lo ha enseñado la vida y así lo recibo, como lecciones que debo asimilar, como opciones que debo explotar.

Por otro lado, y sin que tampoco sirva como agravante (como en el caso de los problemas familiares), compruebo en el día a día las decepciones que me ofrece la gente, tanto los que están cerca como lejos… Recuerdo cuando esto me hacía sentir mal, ahora ya no es así… Probablemente no sea bueno, porque quiere decir que ya estoy muy cansado, pero por otro lado te sirve para entender que debes enfocar tus esfuerzos de una forma distinta. No quiero seguir perdiendo el tiempo, y lo digo desde el optimismo aunque irónicamente las cosas no vayan bien… Es hora de reconducir mi vida, es inevitable… Dentro de nada se producirá un cambio importante que implicará un antes y un después… Es posible que este sea el detonante de un efecto dominó… No tengo miedo, no perderé mis raíces, mi esencia no cambiará…

La esperanza me mantiene ilusionado, busco con ansia mayor independencia, sueño con algo mejor, sueño con vivir.