d-esvaríos

enero 3, 2012

Son muchas las noches en las que me acuesto y comienzan a surgir todo tipo de pensamientos, muchos, dignos de ser escritos aquí (en lo que a profundidad sobre mí se refiere). Me recuerda a que yo soy de noches más que de mañanas. Imagino y sueño despierto.

Son varios los días que llevo acumulando un agotamiento más acentuado, y sin hacer nada especial. No sé si es el desgaste emocional, el estrés o simplemente que me estoy haciendo mayor…

Hoy, ahora, aquí… Estoy solo, desde hace algunas horas sin hablar con nadie, simplemente estoy yo, mi trabajo y mis delirios. Hoy estoy un poco triste. Sé lo que escribí hace unos pocos días, nada ha cambiado, pero un año no son un cúmulo de días, semanas o meses, son una mezcla y acumulación de momentos, como éste, de soledad y tristeza. No podría explicar la/s razón/razones. Ahora mismo me resulta complejo pensar con claridad.

Se me ocurren toda clase de disparates que hacer.

Poder expresar con exactitud lo que se siente en un momento determinado debe ser un don, que obviamente se me escapa. Ahora sólo quisiera apagar las luces, cerrar los ojos, dormir. Despertarme y seguir así, sin tener más movilidad que la que me permite una cama. Descansar y disfrutar del silencio.

Estos días he sido testigo del infinito egoísmo del ser humano. No es algo nuevo, pero nunca dejará de sorprenderme.

Al margen de todo esto y retomando un poco esa inspiración que surge por las noches, he pensado en escribir de otra forma, en otro lugar, sin limitaciones de ningún tipo. Aquí soy yo mismo, pero aún puedo llevarlo más allá. ¿De qué sirve un blog personal si no puedes expresar todo como lo sientes al 100%?

Esas noches me transportan a un nuevo concepto de libertad, a una libertad que nace dentro de mí y que quiere salir pero que aparece justo cuando el tiempo no me permite hacerlo. Si no existieran relojes… Si no estuviésemos esclavizados por el tiempo, si las estructuras sociales no fuesen tal y como las conocemos, todo sería muy diferente… Aunque por otra parte es estúpido pensar en utopías, no me cierro a intentar explotar esta vía sobre la cual no conozco nada.

Hay miedo al cambio (y me pongo el primero). No hay que ocultarlo, ni mentir. ¿Quiénes somos si atentamos contra nosotros mismos? No tiene lógica…

Mañana a esta hora probablemente esté cansado de hablar o demasiado ocupado para pensar ,y esta entrada pase a mejor vida. Irá quedando oculta en borradores por las siguientes que lleguen (si llegan) o quedará simplemente en el olvido. Lo que siento, no.

Olvido… Olvidado, sí… eso puede tener algún tipo de sentido en este momento. Quizás esa sea una de esas razones que desconocía al empezar a escribir todo esto. Eso es probablemente lo único objetivo que puedo ver dentro de este insaciable sueño, pero no, no necesito ánimos, ni amables palabras, nada (sin ningún interés en ser desagradecido). Es sólo cuestión de sentir o no, algo tan sencillo pero a la vez tan complejo.

No quiero ni necesito nada, ya no espero nada. Únicamente quiero estar así.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: