Nube de tags

Eso es lo que parece ahora mismo mi cabeza…

El buen ánimo que tengo en algunos momentos contrasta con el agobio que también sufro. Dentro de esta vorágine que parece ser perpetua (sólo parece, nada es para siempre), mi cerebro no deja de recibir “impactos”. Palabras, fechas, lugares en los que no he estado, lugares en los que quiero estar, etc. Todo se mezcla de una forma difusa con mis deseos, miedos, ilusiones y frustraciones.

Me gustaría soltar todo lo que se me ocurre, como si fuera un brainstorming… Y creo que lo voy a hacer… La manera de conjugarlo es precisamente lo que trato de hacer en este momento.

Instante, límite, 2013, final, pequeña pero acogedora habitación, trayectos largos y diarios en tren, madurez, ansiedad, olvido, comienzo, recuerdos, sueño, tiempo, tristeza, vida, etapa, fotos,pesadillas.

Todas y cada una de estas palabras o frases han pasado por mi cabeza en estas dos últimas semanas. No he pensado en el orden de las mismas, pero me gusta cómo han quedado al final. Esto puede ser digno de un análisis personal, pero que tendrá que posponerse…

Hace poco hablaba sobre los objetivos semanales y, sin darme cuenta, sin proponerme ninguno, he ido cumpliendo religiosamente con esta “tarea”.

Pero hoy mi cerebro ha hecho “clack”, ha dado una vuelta de tuerca y es como si hubiera hubiese pasado al siguiente nivel, así, sin esperarlo.

Estoy confuso, no lo negaré, pero dentro de la misma confusión, ha nacido un profunda y firme determinación. Algo que me empuja a subir las revoluciones… No sé muy bien por qué… Eso me lleva a recordar a distintas personas de mi entorno a las que también les llegó el momento del cambio.

En estos casos ha habido un poco de todo: éxitos, rotundos fracasos, un ligero cambio… En otros desconozco su situación actual. Lo que está claro es que para todos ha significado un cambio, mejor o peor, pero así ha sido. No soy amante de forzar situaciones, pero entiendo que esto no parte de ese sentimiento, es algo distinto.

A veces pienso si es que soy tan complicado que no puedo conformarme con una vida “normal”, si quizás sólo soy un egoísta empedernido en sacar las cosas de quicio… Probablemente parte de todo esto sea verdad. Quizás no sea aún capaz de valorar algunas cosas, de ver en otras más allá…

Después pienso lo contrario, que no es así, que todo se genera a partir de una necesidad y que como tal, merece que le dé la importancia que tiene.

Al fin y al cabo… Es mi vida, y aunque afecte a otras personas, es inexorable que la tengo que vivir yo…

Lamento en ocasiones no tratar otros temas, no parecer tan alegre como en realidad soy (intento reírme mucho) o parecer repetitivo pero para ser sincero, únicamente pretendo exponer lo que siento en un momento determinado.

Éste puede ser un segundo principio, o tercero, según se mire. .. en este año. No sé qué va a pasar, tampoco si publicaré algo al respecto… El tiempo lo dirá…

Anuncios
  1. leyla
    marzo 27, 2012 en 3:51 pm

    Escribo un fragmento de *Brian Weiss* :

    Es muy humano desear signos y mensajes inmediatos.Sin embargo, para escuchar
    hay que saber hacerlo, y para saber hay que dedicar tiempo a aprender.
    Si lo practicas el silencio, el viaje interior, si te das tiempo para escuchar
    y crear el espacio para escuchar, serás capaz de oír.

    Serás capaz de ver los signos y recibir los mensajes que esperas.
    Al mismo tiempo, desarrollarás el arte de la paciencia.
    La paciencia y la oportunidad…Todo llega cuando tiene que llegar.

    Una vida llega cuando uno puede vivirla sin prisas,no puedes ajustarte a un calendario.
    La vida no tiene final, nunca morimos.Nunca hemos nacido de verdad.Lo que sucede es que pasamos por distinatas fases. No existe un final, ni un principio…

    Los seres humanos tenemos muchas dimensiones pero el tiempo no es como lo vemos,
    sino que se compone de lecciones que se van aprendiendo.

    y efectivamente…El tiempo dirá…

    • marzo 27, 2012 en 6:07 pm

      Me ha encantado la profundidad de estas palabras…

      Me he dado cuenta que por mucho forzar una situación, relación o momento concreto no sirve de nada. Lo que tenga que llegar, llegará y lo que no lo hace, tiene un motivo, aunque en ese momento no seamos capaces de verlo.

      La experiencia me lo ha indicado… Ahora entiendo muchas cosas. Con el tiempo he incrementado mi paciencia, he aprendido a esperar el momento adecuado, a ver esas “señales”, a interpretarlas y cuando me equivoco, tomo buena nota para la próxima.

      Mi determinación es mayor, también mi ambición… tengo muchas cosas más claras, aunque titubee en otras tantas. También mi percepción del tiempo ha cambiado.

      Te agradezco muchísimo tu comentario, justo ahora, en este instante, cuando he dado un pequeño gran paso para mejorar mi vida… Me anima, me alienta a seguir adelante, me ayuda a no ver nada definitivo, ni lo bueno ni lo malo y eso me empuja a querer vivir y sentir todo más intensamente, acorde a lo que pienso y siento…

      Muchas gracias, de verdad Leyla… Un beso muy muy grande.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: