Archivo

Posts Tagged ‘General’

Cosas positivas

marzo 11, 2010 4 comentarios

Me he dado cuenta de que muchas de mis entradas tienen un lado algo pesimista (también reflejan un poco mi estado de ánimo según el momento), ya lo había comentado en la última que publiqué. Por ello y como no quiero dar una pobre imagen de mí mismo y para ser consciente de que aunque yo me sienta mal siempre hay gente que está peor, quiero reflejar aquí cosas positivas que tengo o que hay en mi vida que hacen que en comparación a otras, sea una auténtica maravilla. Empezamos:

  • Trabajo: Pues sí, después de saber la caótica cifra de parados (más de 4 millones y medio) y viendo la dificultad que existe para encontrar un trabajo me puedo considerar a día de hoy un auténtico privilegiado por tener un trabajo. Cierto que el trabajo puede gustarme más o menos, que la remuneración podría ser más, que mis compañeros podría ser mejores, pero por lo menos sé que el dinero no me va a faltar a final de mes y eso es algo que muchas familias hoy en día no pueden decir. He recibido personas que me han pedido un trabajo de forma desesperada, aún cuando esto representaba trabajar en una categoría muy inferior respecto a la que podrían aspirar en base a su perfil profesional (con esto no esto tachando a nadie de inferior, todos los trabajos son igual de dignos, por lo que merece mi respeto tanto el último peón contratado como el máximo representante de la empresa que sea).  Tampoco entraré en si es necesidad real o si se han echado encima más de lo que pueden soportar, cada caso es distinto. En Canarias la situación del empleo es además una de las más precarias de España, por lo que debo de estar más que contento y agradecido.
  • Salud: Tampoco puedo quejarme en este aspecto. Sí que es cierto que las alergias me matan y que los problemas que he tenido de salud han sido cuestiones muy puntuales y muchas provocadas por mí….no sé si llamarlo estupidez o falta de concienciación…Ya comentaré esto algún día de forma más detallada. Es triste ver en muchas ocasiones a personas que se quejan de dolores francamente intensos o de enfermedades realmente complicadas y de difícil curación. Es cierto que debería cuidarme un poco más, por ejemplo, hacer algo de ejercicio. Llevo una vida muy sedentaria y no es nada positivo y esto también conlleva que esté siempre “cansado” (no es cansancio real, es como el cuerpo “engomado”) día tras día…Está claro que el cuerpo me está pidiendo marcha YA!
  • Hipoteca: Soy uno de los pocos afortunados que no está pagando una hipoteca ahora mismo (tampoco tengo contemplado en un futuro inmediato sufrir ninguna). Vivo en uno de los pisos de un “bloque”, por así decirlo, perteneciente a mi familia. Cierto es que no está a mi nombre pero tengo otras propiedades que sí lo están, por lo que en un caso extremo no me faltaría dónde vivir, aunque precisamente el lugar donde están ubicadas no son de mi agrado, pero vamos, que por ese lado no tengo problema. Esto es algo tan importante pero que, como siempre lo he tenido, nunca me he dado cuenta, aunque sí he vivido situaciones de incertidumbre sobre dónde iba a vivir y eso era algo que me truncaba todos mis planes de cara al futuro. De todas formas esa incertidumbre sigue rondando aún, porque realmente donde estoy viviendo ahora no es donde viviré finalmente, y esto me impide hacer algunas cosas, cambios que me gustaría llevar a cabo…pero bueno, no me voy a quejar lo más mínimo. Me imagino que ya varios estarán diciendo que estoy en la gloria por no tener que pagar hipoteca y tener casa en propiedad. La verdad es que la hipoteca tampoco me la podría permitir pero no por ello dejo de tener bastantes gastos que cubrir que me impiden prácticamente ahorrar, además, de que las cosas no son tan bonitas como parecen…
  • Tranquilidad: Esto es algo bastante importante para mí. Tengo la conciencia muy tranquila y a pesar de que he cometido graves errores en diversas cuestiones, me siento bastante bien conmigo mismo en líneas generales. Por otro lado en casa, aunque siempre surgen los típicos problemas (en todas las familias los hay), también me encuentro muy bien. Sería muy distinto pensar que tienes que ir a casa y allí te vas a encontrar el mismísimo infierno…
  • Familia: Puedo decir con orgullo que tengo una familia que me arropa y me da lo máximo. Siempre en los momentos más complicados y duros han estado ahí para ayudarme y apoyarme, y por desgracia, no todo el mundo es capaz de contar con esto. La familia es una de las cosas más importantes que hay en la vida para mí; es uno de mis pilares.
  • Libertad: A pesar de que mi madre (como todas) siempre está vigilando en la distancia lo que hago… tengo libertad para hacer en líneas generales lo que quiero. ¿Que me quiero comprar esto? me lo compro (si hay mantequilla), que un día estoy demasiado estresado y no quiero que me agobien, pues desconecto y me meto en lo mío y nadie me interrumpe. La verdad es que no te das cuenta pero ¿qué ocurriría si tuvieses un hijo? No digo que un hijo sea un problema ni mucho menos, es más, me gustaría ser padre si las circunstancias fueran propicias, pero lógicamente es un ejemplo claro de que tendrías que hacer un cambio radical en tus prioridades y en tu vida. Además no me siento esclavo de nada ni de nadie, aunque yo mismo me “esclavizo” con todo lo relacionado a mis ordenadores, tecnología, etc. Pero claro, ¡esto ya es por iniciativa propia!

Parecen pequeñas tonterías pero que tanto a corto como a largo plazo, si no las tuvieras, te cambiaría bastante la vida. Por eso a veces no hay que complicarse tanto por pequeños problemas, riñas, etc que surgen. Hay que detenerse un poco y valorar todo lo que se tiene y pensar que otras personas matarían por tener lo que tienes. Son esas pequeñas tonterías las que no te dejan disfrutar, las que te distraen de lo que verdaderamente consiste la vida, que no es otra cosa tan “simple” como vivir.

Intentando darle una nota de humor a la entrada, me gustaría comentar que la misma parece un poco como que… ¡me estoy “anunciando” como un valor activo que cada día cotiza al alza! ¡Obviamente no es así! También hay muchas cosas malas que comentar, pero creo que de eso ya me he encargado en otras entradas y seguramente en algunas venideras, así que hoy tocaba dar un brochetazo de color, optimismo y sobretodo de consciencia, porque no se me puede olvidar jamás que realmente estoy en una infinita mejor posición que muchísimas personas… Y eso también hay que valorarlo.

Para terminar comentar que esta foto la he tomado de la galería de Flickr de h.koppdelaney (y en esta ocasión repito por primera vez de usuario) cuya licencia es Creative Commons.

Anuncios

¿Por qué mentimos?

enero 25, 2010 6 comentarios

El otro día por casualidad vi de pasada (es que yo apenas veo la televisión, la verdad) el programa “El juego de tu vida” (ni siquiera recordaba el nombre, he tenido que buscarlo en internet). Antes que nada, para los que no lo conozcan, explicaré brevemente en qué consiste. Te realizan un total de 21 preguntas distribuidas en 6 niveles a las cuales deberás de responder sólo con un “Sí” o un “No”. Estas preguntas se supone que son elegidas de un listado de 100 o 200 preguntas (no lo recuerdo con exactitud) que hacen referencia a acontecimientos relevantes de tu vida. Imagino que estas preguntas las aportarán miembros de la familia, amigos, etc del concursante, aunque viendo las preguntas que salen no sé si llamarlos familiares/amigos u otra cosa un poquito más fuerte. Si eres lo suficientemente honesto y dices la verdad en las 21 preguntas te llevas 100.000 euros. Un gran premio pero con un coste más que elevado a nivel personal. He de reconocer que el programa me parece un poco teatro y no me termino de creer las cosas que pasan, pero independientemente de esto lo que quería destacar era la mentira (o la verdad, según se mire), la cual es la protagonista de esta entrada.

Negar que todos hemos mentido alguna vez es tan estúpido como negar nuestra propia existencia, además de la más grande de las mentiras. Eso sí, todos las decimos pero nadie quiere ser mentido. Lo empezamos a vivir desde la más tierna infancia. ¿Quién no ha mentido para evitar que su madre/padre le eche una bronca? Bueno, eso le afecta ya a algunos aunque sean bastante mayorcitos… La cuestión es que toda mentira tiene su justificación y para mí va ligada íntimamente a la moral y conciencia de cada uno de nosotros. Los motivos por los cuales mentimos son variados: aparentar algo que no somos, evitar algún problema, ahorrarse una bronca, el no reconocer un error y un largo etcétera. La mentira es un recurso para algunos inagotable y casi lo convierten en su forma de vida. La peor mentira bajo mi punto de vista es la que perjudica a alguien gravemente o la que nos hacemos a nosotros mismos para no darnos cuenta de la realidad respecto a alguna cuestión en particular.

Personalmente nunca me he llevado bien con la mentira, ni con sus “primas hermanas”: la falsedad e hipocresía. Aunque he de reconocer que he mentido (y bastante), por desgracia más de lo que yo habría querido. ¿Mi justificación? Para la mayoría de los casos tengo una respuesta muy sencilla: evitar perjudicar a alguien, a mí mismo o evitar que suceda algo grave. Las que yo he dicho siempre las he considerado piadosas (qué voy a decir yo, ¿no?).  Para afirmar esto me baso en mi buena fé. Jamás he mentido para perjudicar a alguien ni para hacer daño pero ¡tampoco penséis que soy un mentiroso compulsivo!

Como decía antes, nadie quiere ser mentido. Probablemente con algunas de las personas con las que tratamos a diario ya sean familiares, amigos, compañeros de trabajo/instituto/universidad y demás nos hayan mantenido engañados desde el principio hasta ahora respecto a algo en concreto o de forma generalizada. En estos casos la necesidad de saber si nos mienten o no es aún más importante, ya que nos afecta más profundamente. Esto me recuerda a la serie “Lie to me” (“Miénteme” en traducción) en la que un equipo de especialistas en detectar mentiras (a través de los gestos, la voz y expresiones) colaboran en diversos casos para su resolución. A mí me encantaría ser uno de estos especialistas porque me gusta saber la verdad de las cosas, saber en quién puedo confiar y en quién no. Si fuese tan eficaz como lo son en la serie seguramente me llevaría enormes decepciones: Probablemente me daría cuenta de que algunas de las personas en las que confío me han mentido o me están mintiendo sobre cualquier cosa y, si es una persona cercana, me sentaría bastante mal. Podría también ocurrir que igual no estoy preparado para escuchar algunas verdades y a su vez podría terminar por pensar que estaba mejor cuando no podía diferenciar al 100% quién mentía y quién no, porque como se suele decir: la ignorancia es la felicidad.

Desde aquí os dejo mi reflexión y por supuesto os animo a ser vosotros mismos y a no mentir, o al menos lo mínimo posible, a poder ser en cosas intrascendentes, no en las cosas importantes ni a personas que os importan. También como se suele decir: “las patitas de las mentiras son muy cortitas” o “se coge antes a un mentiroso que a un cojo”. Lo mejor es ir de cara, ser claro sin ser duro, transparente pero con tus reservas, no hay necesidad de complicarse la vida con las mentiras porque muchas veces, una mentira lleva a otra y suma sigue… y al final se termina convirtiendo en una bola que gigantesca que ha ido creciendo y creciendo cada vez más hasta el punto de convertirse en casi insostenible. Hay gente que le compensa (conozco varios casos) pero a mí sinceramente, nunca mejor dicho, no me satisface en absoluto.

Al fin y al cabo mentir a alguien también implica mentirte a ti mismo y en ocasiones, detrás de estas mentiras se encuentran tus miedos y frustraciones, por lo que cuanto antes los afrontes, mejor será para ti.

Para terminar he de comentar una curiosidad: Puse el título de la entrada, tal cual está, en el buscador de la gran G y el primer enlace que aparece te lleva a la web de la Editorial N.A. en la que se habla de este tema (concretamente en la Revista Esfinge). Aunque he preferido leerlo posteriormente a la redacción de la entrada (para que no interfiriera en lo que realmente quería transmitir) y me ha resultado de lo más interesante, por lo que os recomiendo su lectura.

Categorías:Personal, sociedad Etiquetas: , , ,